Antonio Cabrera, secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (FSS-CCOO), ha criticado los cambios que se han producido en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, donde recientemente María Luisa Carcedo ha recogido la cartera de manos de Carmen Montón. “Nosotros preferíamos que no se produjeran cambios, que la ministra hubiese seguido, que hubiese una continuidad. Hay muchísimos problemas en el sistema sanitario público que debemos abordar de manera inmediata, y desde que entró este nuevo Gobierno ningún sindicato hemos tenido la oportunidad de celebrar una reunión formal con el Ministerio”, ha señalado Cabrera.

Esta falta de respuesta por parte del Ministerio llama la atención del secretario general de la Federación, “porque hay temas muy urgentes pendientes, y porque algunos asuntos ya se han abordado en el Consejo Interterritorial con las CCAA”. “Son temas que tienen que negociar ineludiblemente con los sindicatos, pero no ha sido posible. La semana pasada todas las organizaciones sindicales enviamos una carta a la nueva ministra en la que exigimos que convoque el ámbito de negociación. Normalmente cuando entra una nueva ministra, cambia a su equipo, pero en estas circunstancias hubiésemos preferido que dieran continuidad al equipo que había, porque ahora supone tener que volver a empezar de cero, y eso sí que nos preocupa”.

Temas pendientes: financiación y subasta de medicamentos

El principal problema de la sanidad pública en la actualidad, a juicio de Antonio Cabrera, es la infrafinanciación. “Coincidimos con muchos consejeros de todos los signos políticos, quienes reclaman un pacto por la sanidad y un acuerdo para sufragar el gasto sanitario”. Además, CCOO ha hecho otras propuestas, “porque hay bolsas de ineficiencia en el sistema sanitario público”.

“Hemos dicho por activa y por pasiva que somos el país europeo con más gasto farmacéutico. Creemos que ese gasto debería corregirse, así como subsanar las diferencias existentes entre comunidades autónomas, que van entre el 18 y el 25 por ciento del presupuesto sanitario). En este sentido, deberíamos tomar nota de iniciativas que ha llevado a cabo Andalucía, como las subastas, que han permitido un ahorro destacado en el gasto. No entendemos cómo el Gobierno del Partido Popular rechazó esa iniciativa cuando supone un ahorro para todos los ciudadanos de Andalucía. Hemos hecho esta propuesta al Gobierno actual para que la lleve al Consejo Interterritorial y la acometa en el ámbito estatal, porque es una fórmula que reduce de forma notable el gasto farmacéutico”.