Los cántabros otorgan una nota de 7,31 a su sistema sanitario público y un 82,6 por ciento considera que éste "funciona bien o bastante bien", según la encuesta realizada por la Consejería de Sanidad en 2017 para evaluar la eficacia y eficiencia de los servicios, medir la satisfacción de los ciudadanos e identificar necesidades de mejora.

Según la misma, el 83,5 por ciento elegiría el sistema público frente al privado y más del 30 por ciento considera que la Sanidad pública ha mejorado en los últimos cinco años, frente a cerca del 20 por ciento que indica que ha empeorado.

La valoración de los ciudadanos de Cantabria, con un total de 1.297 encuestas realizadas, ha revelado que el 34,8 por ciento asegura que el sistema sanitario funciona bastante bien y un 47,8 por ciento ha indicado que funciona bien, aunque "son necesarios algunos cambios".

Por sexos, los hombres, y por edades, los menores de 25 años y los mayores de 55 años, son los que han valorado más positivamente el funcionamiento del sistema sanitario.

El 83,5 por ciento de los encuestados elegirían el sistema público frente al privado, sobre todo en Atención Primaria, consultas con el especialista hospitalario, ingresos hospitalarios y para urgencias. También han destacado que lo harían por el trato personal, la información, la capacitación del personal y la tecnología y los medios.

En cuanto a la evolución de la Sanidad pública durante los últimos cinco años, más del 30 por ciento de los encuestados ha señalado que ha mejorado en Atención Primaria; en consultas hospitalarias; en Atención hospitalaria; en los Servicios de Urgencia de Atención Primaria; y en urgencias hospitalarias).

Esta encuesta ha sido presentada al equipo directivo del Servicio Cántabro de Salud y está disponible a partir de hoy en la página web de la Consejería de sanidad.