La Fundación Española del Corazón (FEC) ha recordado que las personas con colesterol alto podrían tener un peor pronóstico en caso de contagio por COVID-19. Estas personas desarrollan síntomas y consecuencias más graves. En consecuencia, los cardiólogos han pedido que se refuerce la observación después de las fiestas navideñas.

El colesterol es un factor de riesgo en cerca del 60% de las patologías cardiovasculares, como ha indicado el Estudio Euroheart II. Según los expertos, durante estas fechas los niveles de colesterol han aumentado hasta un 10%. Este incremento se ha debido al consumo de comidas con mayor contenido en grasas saturadas, la ingesta de alcohol o el cambio de rutinas.

Colesterol y COVID-19

Carlos Macaya, presidente de la FEC, ha pedido que, “en el contexto actual no se baje la guardia frente al colesterol elevado”. “Es fundamental reducirlo cuando se encuentra en exceso”, ha añadido. En este sentido, es “más necesario que nunca” controlar los factores de riesgo porque, “cuanto más sano se esté, mejor se podrá luchar contra potenciales infecciones”.

La mitad de la población adulta padece hipercolesterolemia, según el Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España (ENRICA). Por eso, desde la FEC se ha incidido en que los riesgos se pueden controlar con una alimentación variada y equilibrada. Así, ha mencionado la dieta mediterránea y la práctica de ejercicio de intensidad moderada de forma regular.

Desde la FEC han indicado que unos buenos hábitos higiénico-dietéticos y un estilo de vida saludable “son fundamentales para combatir el colesterol elevado”. En este sentido, una adecuada elección de los alimentos es clave para implementar una dieta cardiosaludable.

Refuerzo de la autoestima

Por su parte, Isabel Pérez, especialista en Dietética y Nutrición, ha comentado que “adquirir buenos hábitos a principios de año es gratificante porque refuerza de forma positiva la autoestima y ayuda a que pasen a formar parte del estilo de vida propio”. Esta experta ha recomendado incluir siempre frutas, verduras y hortalizas de temporada como base de la dieta. Algunas claves ofrecidas por esta experta para reducir el colesterol alto han sido:

  1. Aumentar el consumo de alimentos proteicos, como las legumbres.
  2. Priorizar el pescado a la carne.
  3. Recurrir al aceite de oliva virgen extra.
  4. Tomar lácteos, sobre todo los enriquecidos con esteroles vegetales.