Salvador Illa, ministro de Sanidad, ha avanzado que los congresos científicos en los que se reúnen una gran cantidad de profesionales sanitarios se podrían celebrar sin restricciones de aforo “hacia finales de año o incluso antes” si continúa según lo previsto la fase de desescalada del COVID-19.

En la fase 1, el plan de transición hacia la nueva normalidad del Gobierno fija que se podrán celebrar seminarios y congresos científicos o innovadores, respetando distancia social de más de dos metros y de menos de 30 asistentes. En la fase 2, se permitirá aumentar el tamaño de estas reuniones hasta menos de 50 personas y con las mismas condiciones; y en la fase 3 de menos de 80 personas.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario de este viernes, en el que ha informado de las comunidades autónomas que pasan de fase de desescalada, Illa ha adelantado que, dentro de la nueva normalidad, una vez se superen estas tres fases, se podrían celebrar estos congresos con total normalidad, aunque siempre respetando las recomendaciones sanitarias.

“Lógicamente cuando vayamos progresando y estemos en la nueva normalidad también procederemos a normalizar este tipo de congresos”, ha anunciado Illa, aunque puntualizando que estas citas científicas se tendrán que celebrar con “normas distintas” hasta ahora, garantizando la distancia interpersonal de dos metros, la higiene de manos y la de espacios públicos. “Si se cumplen todas estas recomendaciones este tipo de eventos se podrían celebrar hacia final de año e incluso antes”, ha apostillado.

Elección plazas MIR

Sobre la elección de las plazas MIR, Illa ha defendido que la opción telemática es el “procedimiento que parece más sensato”, en base a las restricciones de movilidad fijadas por el estado de alarma. “Parece difícil optar por otro procedimiento. Vamos a escuchar las propuestas que nos hagan y tomaremos una decisión conjunta”, ha apuntado, resaltando que, finalmente, este asunto no se abordará este viernes por la tarde con las CC. AA. en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), sino el lunes.

En cuanto al papel que jugará la Enfermería en la Atención Primaria durante la desescalada, el ministro ha destacado en primer término su “labor magnífica” frente al COVID-19. “Han sido un colectivo que han demostrado un comportamiento ejemplar. Mi reconocimiento a su labor fundamental en la labor de la asistencia sanitaria”, ha añadido.

Según Illa, corresponde a las comunidades autónomas si los enfermeros podrán administrar las pruebas diagnósticas del COVID-19, así como si participan como ‘rastreadores’ de casos en la vigilancia activa de positivos. “Será en función de cómo tengan organizada la asistencia en cada comunidad. Es un personal que puede hacer perfectamente estas labores, pero es una decisión que corresponde a las CC. AA.”, ha añadido.