La VI edición del ‘Barómetro Escrónicos 2022’, presentado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), concluye que las personas con enfermedad crónica valoran con un 4,9 de media la atención sanitaria recibida del Sistema Público de Salud (SNS) en el último año. Esta es una cifra muy inferior al último barómetro realizado en 2019, que fue de 5,8 puntos.

El objetivo de este informe es recopilar información para conocer y valorar la percepción los crónicos sobre la atención sanitaria recibida. En esta sexta edición, se abordan específicamente cuestiones relativas al acceso al diagnóstico. También al tratamiento general de la enfermedad, tratamiento farmacológico, así como el acceso a la atención sanitaria y social. El trabajo está elaborado junto con la Universidad Complutense de Madrid.

Atención sanitaria recibida en el último año

Entre otras cuestiones, el estudio destaca que solo un 11 por ciento de los pacientes con enfermedad crónica afirma que su estado de salud es “bueno o muy bueno”. En cambio, para el 40 por ciento su estado de salud ha empeorado en los últimos doce meses. Así, lo califican de “malo o muy malo”. El 49 por ciento lo considera “regular”.  Además, el estudio también destaca que el 62 por ciento de los pacientes tarda al menos un año en tener un diagnóstico desde el inicio de los síntomas. Un 45 por ciento espera al menos dos años. Asimismo, un 43 por ciento no llegan a comprender de forma adecuada la comunicación del diagnóstico de su enfermedad.

Que ese porcentaje de pacientes no tenga la información adecuada para hacer frente a su enfermedad genera una brecha entre quienes sí la tienen. "Cuando el paciente cuenta con información suficiente, mejora indudablemente la relación con su enfermedad, así como los cuidados necesarios". Así lo puntualiza la presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, Carina Escobar.

Por último, en cuanto a la atención sanitaria recibida en el área de cuidados personales, el informe revela que la mayoría de los cuidados son brindados por familiares. Así, aunque el 56 por ciento afirman necesitarla en distinto grado, solo el 10 por ciento disponen de cuidador profesional.