La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha emitido un comunicado para recordar que, aunque el Gobierno esté en funciones, tiene facultad para poder hacer efectiva, por medio de Real Decreto Ley, la subida salarial pactada para los empleados públicos a 1 de enero de 2020. Es por ello que el sindicato ha hecho un llamamiento a los empleados públicos de sectores como Sanidad, Educación, Justicia, Servicios Sociales, los más resentidos por la parálisis política, para que este jueves se unan a manifestaciones por todo el país, y reclamar esta subida salarial del 2 por ciento.

Tal y como han recordado, la falta de Gobierno estable no está impidiendo seguir trabajando en otras cuestiones. Así, ponen de ejemplo que la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados tiene previsto convalidar cuatro decretos sobre: parámetros retributivos del sector eléctrico; la organización de la Cumbre contra el Cambio Climático; medidas sobre administración digital y contratación en el sector público; y la paga de diciembre de los pensionistas. El Congreso de los Diputados además estará en plenas funciones a partir del próximo día 3 de diciembre.

Por ello, consideran que el acuerdo sobre la subida salarial al que se llegó con los empleados públicos no tiene justificaciones para demorarse y debe aplicarse según lo previsto. Si bien el pasado mes de octubre, el presidente del Gobierno envió una carta a los sindicatos en la que condicionaba la subida a que el Ejecutivo esté “en plenas funciones”. CSIF valora este gesto, pero advierte de que las empleadas y empleados públicos no van a tolerar que se retrase ni un día una subida salarial que está firmada y pautada desde el año pasado.

Pérdida de empleo en Sanidad

Según CSIF, las  movilizaciones del próximo jueves, que tendrán lugar frente a las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno de todo el país,  y que continuarán con más medidas de presión si el Gobierno no ejecuta lo pactado en el II Acuerdo de mejora en el empleo público y de condiciones laborales para todos los empleados/as públicos, también quieren “poner el foco en la situación de deterioro que afrontan los servicios públicos por la parálisis del Gobierno central y la inercia que se traslada al resto de administraciones públicas”.

De hecho, en las últimas semanas, distintos organismos nacionales e internacionales han rebajado sus previsiones de crecimiento para España en 2020 y han alertado sobre un deterioro en la creación de empleo, una situación aún más grave en el actual escenario de incertidumbre política y sobre el que CSIF quiere dar la voz de alarma.

En el caso de Sanidad, se han destruido 50.000 empleos en los últimos dos meses coincidiendo con la llegada de las bajas temperaturas: situaciones de saturación en urgencias hospitalarias y centros de salud, listas de espera diagnóstica y para intervenciones. A todo ello se añade el retraso en las ofertas de empleo público.