Sanidad acordó ayer por la tarde con los representantes de  los médicos y de la Enfermería, en un encuentro mantenido en el Ministerio, introducir las modificaciones que permiten a los enfermeros recetar determinados medicamentos a pacientes crónicos, así como vacunar. Estos dos puntos eran claves para “desatascar” las discrepancias existentes entre los dos colectivos profesionales y que estaban provocando importantes distorsiones en las consultas médicas,

El  acuerdo rubricado pone fin al conflicto que mantenían por el Real Decreto denominado de prescripción de enfermera, aprobado por el Ejecutivo de Rajoy en 2015, y “que solo sirvió para enfrentar a los profesionales y rebajar la calidad asistencial”, según han indicado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes del sindicato Satse, visiblemente satisfechos, por el pacto que calificaron como “un hito” por lo laborioso tras numerosas reuniones sin conseguir alcanzar un texto que complaciera tanto a facultativos como a enfermeros.

Los profesionales consensuaron delimitar las competencias de prescripción de Enfermería. “La firma  de ayer zanja el malestar de la Enfermería con el Decreto, que desde el colectivo médico no se entendía muy bien, pero que no era aceptado por la Enfermería. En el texto se incluyen sus demandas y se tienen en cuenta también los puntos defendidos por los facultativos; es un acuerdo que satisface a ambos colectivos” apuntó a este periódico Francisco Miralles, secretario general de CESM, presente junto a Santse en la firma que contó con la presencia de la ministra Dolors Montserrat.

Como adelantó a EL MEDICO INTERACTIVO el secretario de CESM  “el acuerdo se logró prácticamente el miércoles de la semana pasada en el encuentro mantenido a instancias del Ministerio. Quedaron pendientes algunos detalles burocráticos solucionados a lo largo de la semana para presentar el texto que cambia el  Real Decreto, que era lo que venían exigiendo desde la Enfermería  desde el 2015”, explicó Miralles.

Portavoces de las partes implicadas en la firma han subrayado que el acuerdo ha sido posible porque se ha aceptado cambiar el artículo en liza -el punto 3.2- así como la incorporación de un nuevo apartado que concreta cuáles son las competencias de la Enfermería a la hora de la prescripción.

El cambio del Real Decreto se llevará a cabo por medio de una Comisión en la que estarán representados los profesionales, el Ministerio de Sanidad, las mutualidades y las comunidades autónomas. El nuevo punto, el 3.3. deja claro los fármacos que podrá prescribir la Enfermería y en qué condiciones lo llevará a cabo sin precisar de un diagnóstico del facultativo, como suele ocurrir en las campañas de vacunación. “Clarifica la situación en la que vamos a trabajar, sin la indefensión en la que podíamos incurrir con el Real Decreto que, tal y como dijimos desde su inicio, era un despropósito para nuestra profesión”, recalcaron desde Satse.

Cambios en el Real Decreto

El nuevo texto al que el Ministerio dio el visto bueno ayer va en la línea de aclarar los fármacos que cada profesional podrá prescribir. Se especifica cuáles se usan por el procedimiento enfermero y en los que haya una relación con el paciente “cuya práctica puede ser colaborativa”. Con el acuerdo logrado se cambia también el punto 3.2 para que “la intervención de los dos colectivos en la prescripción se haga en el marco de cada uno de los protocolos en materia de medicamentos sujetos a prescripción médica”, según destacaron desde el Ministerio de Sanidad. Asimismo, pone fin a la obligatoriedad de formación complementaria para la acreditación de los enfermeros, ya que “se entiende que ya acreditan en el grado esos créditos y contenidos”. Éste era uno de los puntos clave para llegar a la solución del problema, según apuntaron  desde Satse.

Los cambios en el Real Decreto servirán para mejorar la asistencia sanitaria, “beneficiará la seguridad del paciente y la calidad del sistema sanitario español que tiene unos profesionales de Enfermería de primera”, indicaron a este periódico fuentes del sindicato mayoritario del ramo. Tras varios años de desencuentros,  representantes de Enfermería mostraron su agradecimiento por la buena disposición  del resto de colectivos por alcanzar un pacto, aunque también reconocieron “que tenía que haberse producido antes y que el Ministerio de Sanidad tendría que haber acelerado el cambio del Real Decreto; no ha tenido sentido que hayamos tenido que esperar más de dos años para cambiar la denominada’ prescripción enfermera’, que era la crónica de una muerte anunciada desde su nacimiento y que lo único que ha logrado ha sido encrespar los ánimos entre los profesionales”, remacharon miembros de Satse.