Los expertos en Epidemiología han mostrado su preocupación por el descenso de cribados en cáncer durante la pandemia. Así lo han indicado en un encuentro telemático organizado por el Grupo de Trabajo de Cribados poblacionales de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE). Según sus datos, la interrupción de las pruebas diagnósticas ha afectado a todas las comunidades autónomas. Las diferencias entre unas y otras están relacionadas con su capacidad de recuperación de la actividad.

La jornada ha tenido como título ‘COVID-19 y los programas poblacionales de cribado de cáncer: efecto de la suspensión temporal, recuperación del retraso y de la actividad habitual’. Los expertos del Grupo de Trabajo de Cribado de la SEE han analizado el impacto de la pandemia en la detección de cánceres en los que se realizan cribado poblacionales como el de colon, mama y cérvix.

Marina Pollán, directora del Centro Nacional de Epidemiología, ha moderado la jornada. Han intervenido Isabel Portillo, coordinadora del Cribado de Cáncer Colorrectal en el País Vasco en Osakidetza, investigadora del Instituto Biocruces y coordinadora del Grupo de Trabajo de Cribado de la Sociedad Española de Epidemiología. Josep A Espinàs, coordinador de la Oficina de Cribado Cáncer de Catalunya; Silvia de Sanjosé, epidemióloga y presidenta del Grupo Colaborativo Multidisciplinar para el Seguimiento Científico de la COVID-19 (GCMSC). Y Ana Molina, responsable del Área de Investigación en Cáncer y Salud Pública de la Fundación FISABIO de la Comunitat Valenciana.

Descenso de cribados en cáncer

Entre las conclusiones, han destacado la necesidad de “sentar una base sólida sobre la que implantar las estrategias de reanudación de los programas de cribado y evitar desigualdades”. Asimismo, han hablado de “fomentar la participación y la responsabilidad individual, claves para reducir el impacto de la COVID-19 en el cribado de cáncer”. “Mientras tengamos casos por la pandemia será más difícil retomar la actividad habitual”, han aseverado.

Según la SEE, el porcentaje de población no invitada a participar en los cribados de cáncer colorrectal en 2020 varió entre el 30-90%. En el caso del cáncer de mama, esta cifra fue de entre el 18% y el 60%. Son datos preliminares del primer borrador del informe del Ministerio de Sanidad sobre la situación de los programas de cribado durante la pandemia.