Los expertos piden que la obesidad sea reconocida de forma oficial como enfermedad crónica en España. Esta es la principal conclusión del “Estudio sobre la obesidad en España y sus consecuencias”, elaborado por la Fundación Gaspar Casal, con la colaboración de Novo Nordisk, que ha sido presentado este jueves en Madrid.

Según el estudio, su reconocimiento como enfermedad permitiría abordarla mediante estrategias farmacológicas y quirúrgicas eficaces y seguras. Además, reducir su prevalencia conllevaría, a su vez, una reducción en el desarrollo de enfermedades asociadas a ella, como la diabetes tipo 2, cuyo tratamiento farmacológico está cubierto mayoritariamente por la sanidad pública.

“Reconocer la obesidad como una enfermedad crónica con severas complicaciones y no como un estilo de vida elegido puede ayudar a reducir el estigma y la discriminación que sufren muchas personas con obesidad”, explica Juan del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal.

Otro de los aspectos que revela el informe es la necesidad de continuar trabajando en la concienciación de la población respecto a la obesidad. El estudio destaca la importancia de prestar especial atención a “la eliminación del concepto de persona con obesidad pero sana, ya que, aunque esta persona pueda ser metabólicamente sana, ni hay garantías de que su situación no evolucione a peor ni se pueden eliminar los efectos que produce la obesidad en sus articulaciones y otras partes del cuerpo”.

Tendencia al alza

A nivel internacional, además de ser reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS), este organismo le otorga la consideración de pandemia: más de 650 millones de personas la padecen, lo que supone el 13% de los adultos de la población mundial.

En nuestro país, el estudio, que ha revisado la literatura científica sobre la obesidad y una amplia variedad de informes sobre su abordaje en España, revela una tendencia al alza de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad: más del 37 por ciento de los españoles mayores de 18 años y el 18 por ciento de los menores presentan sobrepeso y el 17,4 por ciento y el 10 por ciento, respectivamente, obesidad. En este sentido, Alicia Corduras, investigadora asociada de la Fundación Gaspar Casal y coautora del estudio, apunta que, “en la actualidad, la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en España supera ya a la de otras patologías, como la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC o las enfermedades cerebrovasculares. Sin embargo, a diferencias de estas, al no estar catalogada como enfermedad, la atención a quienes la padecen se ve perjudicada”.

Por su parte, Olga Espallardo, directora de Relaciones Institucionales de Novo Nordis, ha señalado que “el compromiso de Novo Nordisk con el abordaje de la obesidad pasa por aumentar la concienciación sobre esta patología, sus causas y sus consecuencias -apunta k-. La repercusión individual, familiar y social de la obesidad es muy alta, por lo que confiamos en que estudios como el que hoy presentamos pongan de manifiesto la importancia de abordarla de la forma más eficaz y segura para los pacientes y de considerarla exclusivamente desde el punto de vista médico, sin estigmatizarla socialmente”.

Triple Meta

Otro de los puntos clave del estudio es la falta de una estrategia nacional para el abordaje de la obesidad. En nuestro país, cada comunidad autónoma sigue sus propias directrices y protocolos en el tratamiento y el seguimiento regular de los pacientes, que no asignan la atención por niveles de Atención Primaria y Atención Especializada de forma estructurada.

Aplicando a la obesidad el marco teórico Triple Meta, que persigue el diseño de los sistemas de salud con tres objetivos -mejorar la experiencia de cuidado del paciente, mejorar la salud de las poblaciones y reducir el coste per cápita de la atención sanitaria–, el informe advierte de la necesidad de crear unidades multidisciplinares para estudiar el caso individual de cada paciente desde todos los ángulos posibles y clasificarlo para su derivación, si es necesaria, a los especialistas adecuados.

Costes

En España, según informa un reciente estudio del IMIM, el sobrecoste actual para el Sistema Nacional de Salud que generan los problemas de salud relacionados con la obesidad alcanza ya los 2.000 millones de euros. Además, se estima que para 2030 este podría superar los 3.000 millones.

De acuerdo con el grupo de expertos que han asesorado a los autores del informe, deberían realizarse estudios que evalúen la eficacia de los tratamientos farmacológicos disponibles para la obesidad e iniciar, a continuación, una vía progresiva de financiación de los mismos junto con la implantación de un sistema de atención desde Atención Primaria. “Una buena estrategia -concluye Juan del Llano- sería estimar la reducción del coste en fármacos para el tratamiento de enfermedades asociadas a la obesidad, como la diabetes tipo 2, que compensaría esa financiación progresiva de sus propios tratamientos”.