Ante la existencia de una “evidencia científica controvertida” sobre la utilización de los fármacos sysadoa para pacientes con artrosis, y teniendo en cuenta que las guías internacionales más relevantes no los recomiendan, el Ministerio de Sanidad ha informado de su decisión de dejar de financiar estos fármacos con fondos públicos.

Si bien el Ministerio no ha dado una fecha concreta, desde la Administración se ha matizado que sacar los fármacos sysadoa de la financiación “es un proceso que lleva tiempo”. En cualquier caso, puntualizan que “esto no implica que desaparezca de las farmacias”, solo que no se va a costear desde el Estado, por lo que los pacientes que deseen tomarlos podrán comprarlos si pagan su precio total.

Ante este anuncio, diversas asociaciones de pacientes con artrosis, contestado al Ministerio pidiendo que no retire la financiación pública de los sysadoa, ya que argumentan que actualmente esta es su única alternativa terapéutica. “Su desfinanciación dejaría un vacío terapéutico no sustituible para los pacientes”, ha denunciado en rueda de prensa el CEO de la Osteoarthritis Foundation International (OAFI), Josep Vergés Milano.

Según sus cálculos, “mínimo medio millón de pacientes utilizan los fármacos sysadoa»” Así, han asegurado que, si estos pacientes dejan de tomar estos fármacos, tendrían que pasar a analgésicos y/o antinflamatorios de forma crónica, algo que “está cuestionado por numerosas publicaciones científicas y medicosanitarias, principalmente en pacientes con comorbilidades por motivos de seguridad, como enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, isquemia coronaria), hepáticas, renales, gastrointestinales, entre otras”.

Diversos argumentos

En realidad, esta decisión no pilla totalmente por sorpresa. Así, desde el Ministerio recuerdan que todas las comunidades autónomas han realizado múltiples intervenciones informativas sobre los los fármacos sysadoa, para no fomentar su prescripción e incluso para desprescribirlos en los pacientes en los que estaban prescritos, lo que denota la no necesidad sanitaria de que estén financiados.

En concreto, esta ha sido la situación de País Vasco, Navarra, Cataluña, Castilla-La Mancha, Cantabria, Extremadura, Murcia, Madrid, Andalucía, etcétera. Además, recuerdan que en la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial y en la Comisión Interministerial de Precios de Medicamentos se ha solicitado, en reiteradas ocasiones, la exclusión de este principio activo de la prestación farmacéutica.

Por último, cabe añadir que, aunque en España están actualmente los fármacos sysadoa  están financiados, en otros países se ha llevado a cabo su retirada de la financiación pública o directamente no están financiados, como por ejemplo en Francia, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, Eslovaquia, Irlanda, Islandia, Lituania, Noruega, Países Bajos o Malta.