Los fondos destinados a TIC sanitarias (Tecnologías de la Información y Comunicación) descendieron un 2,95% en 2019. Son datos publicados este año por la Sociedad Española de Informática para la Salud (SEIS), que midieron esta evolución entre 2018 y 2019. En cifras concretas, el presupuesto en TIC de las comunidades autónomas pasó de 728.831 euros en 2018 a 707.344 euros al año siguiente.

En total, la inversión global en TIC en todas las comunidades autónomas ascendió en 2018 y descendió un 2,69% en 2019. Esta cifra corresponde a la suma del presupuesto global TIC de cada autonomía, más las inversiones del Sistema Nacional de Salud (SNS) a través del Ministerio de Sanidad y por la entidad pública Red.es.

Fondos destinados a TIC sanitarias y personal

Además, la inversión en nuevas tecnologías comporta más contrataciones de personal, por lo que en el sector sanitario las tecnologías no son una “amenaza” sino una ayuda. Según datos de la SEIS, en 2018, con más inversión en TIC se registró un 11,76% más de contrataciones de personal propio y un 15% más de personal externo en el sector; sin embargo, al descender la inversión, las contrataciones bajaron un 3,02%.

En su anuario, la SEIS ha recalcado que las tecnologías de información y comunicación “son imprescindibles para afrontar los retos actuales de los sistemas de salud en sus procesos de modernización y racionalización”. Asimismo, se consideran necesarias para alcanzar “la transformación digital del sector salud”. Las tecnologías tienen, como han indicado en su informe, “capacidad para mejorar el acceso, la equidad, la seguridad, la integración, la continuidad asistencial y la calidad de los servicios sanitarios así como la convergencia con los servicios sociales”. Además el empleo de las TIC en el sector salud “favorece el tejido industrial, la innovación y la economía” de España. Y así se ha reflejado en su último informe.