El cambio del modelo de paciente, de un enfermo agudo a un enfermo crónico y pluripatológico necesita también de un cambio no solo del sistema sanitario, sino de las estructuras organizativas. En este sentido, los gestores sanitarios han de tener un papel prioritario en esa transformación de la mesogestión sanitaria.

Ese es el asunto sobre el que se ha debatido diferentes gestores pertenecientes a la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) en la jornada “Los gestores sanitarios como líderes en la transformación de las organizaciones”. La primera conclusión de este encuentro entre más de 150 profesionales ha sido que para liderar la transformación de las organizaciones, SEDISA y ANDE coinciden en destacar que la profesionalización de los directivos-fundamentada en formación, experiencia y formación continuada- es primordial y clave.

Este foro que se celebra en el marco del Octavo Centenario de la Universidad de Salamanca, ha sido coordinado por Cristina Granados, directora gerente Complejo Asistencial de Salamanca y Delegada Territorial de SEDISA en Castilla y León, que explicaba que “tiene el objetivo de analizar cómo llevar a cabo dicho liderazgo, compartir experiencias, ajustar los cambios asistenciales a los cambios estructurales y poblacionales y materializar el papel de la calidad en los mismos”.

La calidad como eje del cambio

En cuanto a temas más concretos, Cristina Granados,  afirmaba que  “la transformación es estructural y organizacional desde el punto de vista asistencial, fijando la calidad como eje central del cambio”.

Así, otra de las ideas manifestadas es que en el proceso de esta evolución, los gestores sanitarios que dirigen las organizaciones sanitarias están obligados a liderar y hacer posibles las medidas que se han de adoptar. Se trata del nivel de mesogestión, “en el punto medio entre las autoridades, que deben trazar las grandes líneas estratégicas sobre las que trabajar, y los jefes clínicos, que deben trazar el día a día en la microgestión”, explica Modoaldo Garrido, Vicepresidente Primero de SEDISA. Respecto a la viabilidad de liderar la transformación desde la mesogestión,  Garrido hacía hincapié en que “es clave contar con autonomía de gestión y ver qué medidas se pueden adoptar y son viables para hacer efectiva la transformación de las organizaciones sanitarias”.

Asimismo, Jesús Sanz, presidente de ANDE, insistía por su parte en que “si tenemos una población envejecida, con procesos crónicos y con mucha necesidad de cuidados, habrá que abandonar el modelo hospitalcentrista y hacer una buena planificación de atención y cuidados a estas personas en su propio contexto”.