Los hematólogos han hecho un llamamiento a las autoridades sanitarias para que se mejoren sus condiciones laborales que, en el momento actual, “trasciende el ámbito laboral, puesto que incluye al campo científico y solo podemos mejorar la asistencia a nuestros pacientes con equipos estables que incluyan hematólogos y científicos que trabajen en buenas condiciones”, así lo ha expuesto el doctor Ramón García Sanz, presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), en la presentación del LXII Congreso de la Sociedad Española (SEHH) y el XXXVI Congreso de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), que arranca este lunes de manera virtual.

Por su parte, el doctor Felipe Prósper Cardoso, co-presidente del Comité Organizador del congreso y co-director del Servicio de Hematología y Hemoterapia de la Clínica Universidad de Navarra, considera “esencial” que se garantice el acceso equitativo a los tratamientos innovadores que se están desarrollando en el ámbito de la Hematología. “Sabemos que son muy caros, pero tienen que llegar a los pacientes que verdaderamente los necesitan”, subraya.

En esa misma línea, García Sanz celebra que los pacientes con cáncer hematológico “tengan cada vez más oportunidades de supervivencia y una mejor calidad de vida”. Sin embargo, “para que puedan tener una verdadera medicina de precisión, “es necesaria la inclusión inmediata de la secuenciación de nueva generación en la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS)”.

Coagulopatías asociadas a la COVID-19

Son precisamente los pacientes afectados por cáncer de sangre, un grupo que se está viendo especialmente afectado por la pandemia que estamos viviendo, motivo por el que la SEHH ha puesto en marcha un registro nacional de pacientes hematológicos con COVID-19, cuyos primeros resultados se presentarán en el congreso nacional que este lunes arranca. Y es que al igual que en otras especialidades, la pandemia va a marcar gran parte del mencionado congreso, siendo un total de 149 las comunicaciones relacionadas con la COVID-19, la mayor parte de ellas, 82, se relacionarán directamente con el campo de la trombosis, debido a que un 30% de los pacientes infectados por el nuevo coronavirus desarrollan complicaciones trombóticas.

En este sentido, se están poniendo en marcha multitud de ensayos clínicos en tiempo récord para obtener respuestas rápidas. “Entre lo que ya hemos aprendido, -indica el doctor José Ramón González Porras, presidente del Comité Científico de SETH-, es que los pacientes que ingresan con COVID-19 tienen que estar con profilaxis con heparina de bajo peso molecular; y lo que estamos tratando de averiguar es la dosis óptima en estos pacientes”.

“Desde la SETH hemos sido muy sensibles a todo lo relacionado con el nuevo coronavirus resultando un total de 16 documentos con recomendaciones para el manejo de los pacientes y 60 publicaciones con recursos científicos”, explica el doctor José Antonio Páramo Fernández, presidente de la SETH. A su juicio, en la situación actual desde la sociedad se han dado los pasos oportunos dando a conocer cuál es el anticoagulante de elección en un paciente con COVID-19. También se ha valorado la posibilidad de que los pacientes puedan ser transferidos de un anticoagulante oral a uno de los nuevos anticoagulantes orales directos o a heparinas de bajo peso molecular en todo paciente hospitalizado de manera que evitas la llegada de pacientes a los centros asistenciales para la monitorización. Y se ha solicitado que se busque una equidad en relación al tratamiento que se presta a todos los pacientes”, argumenta.

Asimismo, la SETH ha participado con 80 sociedades internacionales en el manifiesto de tromboembolismo venoso relacionado con la COVID-19 en el que se expone la importancia de una aproximación a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes infectados por el SARS-CoV2 tratando de fomentar e implementar la determinación del riesgo global de tromboembolismo venoso en todo paciente hospitalizado por COVID-19.

Novedades en el congreso

Además de las comunicaciones relacionadas con la pandemia, durante el congreso se expondrán los buenos resultados en ensayos clínicos aleatorizados con anticoagulantes orales directos en la trombosis asociada a cáncer. En el campo de la trombosis también habrá un capítulo dedicado a la mujer y se analizarán las condiciones específicas de la cardiopatía isquémica y del cáncer de mama. Y en hemostasia, las principales novedades de los últimos años se han producido en el tratamiento de la hemofilia, con fármacos no sustitutivos, anticuerpos monoclonales y terapia génica, tal como han apuntado los organizadores del encuentro.

Dentro del programa científico, también abordarán temas como la inteligencia artificial en el manejo de los pacientes hematológicos; los desafíos en el trasplante de médula ósea; los avances en el abordaje del cáncer hematológico; el impacto del diagnóstico molecular en Hematología; y las estrategias de futuro en el laboratorio de Hematología, entre otros.

El congreso se celebrará en cinco jornadas virtuales en las que participarán más de 320 ponentes nacionales e internacionales (un 20% de ellos de reconocido prestigio internacional), 19 simposios oficiales, casi 9.000 comunicaciones y más de 2.200 inscritos, el mayor número de inscritos de su historia.