Una nueva investigación ha analizado los datos de 13.206 pacientes del Registro SEMI-COVID, de los que 2.111 eran pacientes inmunodeprimidos hospitalizados. La conclusión de la misma es que los inmunodeprimidos hospitalizados por COVID-19 presentaron un 60 por ciento más de riesgo de muerte. También una mayor probabilidad de complicaciones como neumonía bacteriana, Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo (SDRA), miocarditis, tromboembolismo venoso o fallo multiorgánico. Los hallazgos han sido publicados en la Revista PLOS ONE en un artículo firmado por médicos internistas de la SEMI.

De esta forma, el estudio describe las características clínicas y el pronóstico de una amplia cohorte de pacientes españoles hospitalizados por COVID-19. Se trata de la serie más grande publicada hasta el momento de pacientes con cáncer, trasplantados e inmunosuprimidos hospitalizados por COVID-19.

En concreto, los pacientes inmunodeprimidos hospitalizados habían recibido trasplante de órgano sólido; tenían neoplasia maligna activa (con o sin metástasis); neoplasia hematológica activa (linfoma o leucemia); o estaban bajo tratamiento inmunosupresor de forma crónica antes del ingreso.

Pacientes inmunodeprimidos hospitalizados

Entre los factores de riesgo de los pacientes inmunodeprimidos hospitalizados cabe reseñar varias cuestiones. En primer lugar, tenían mayor edad; mayor frecuencia de hábito tabáquico, mayor presencia de enfermedades crónicas (hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca; enfermedad pulmonar obstructiva crónica; diabetes mellitus, enfermedad hepática o renal) y mayor comorbilidad medida por el índice de Charlson.

Así, entre las complicaciones intrahospitalarias analizadas, los pacientes con inmunosupresión tenían mayor probabilidad de desarrollar neumonía bacteriana; síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA); insuficiencia cardiaca; miocarditis; tromboembolismo venoso y fallo multiorgánico.

De esta forma, Los investigadores concluyen que estos pacientes constituyen una población vulnerable frente a la COVID-19 grave. Por ello aconsejan que sean monitorizados de forma estrecha.