El abordaje del visado de medicamentos continúa siendo tema de preocupación entre los inspectores de servicios sanitarios que, tras analizar y comparar el desarrollo de la inspección en cada comunidad autónoma, perciben una serie de problemas comunes. Pero, ante todo, destacan las grandes diferencias territoriales del proceso del visado en lo referente a los profesionales, a los programas informáticos de cada comunidad o a la diferencia porcentual de prescripción de receta electrónica y en papel, así como en relación con las recetas a pacientes desplazados o el acceso a las historias clínicas.

Ante esta situación, un nutrido número de profesionales de la inspección sanitaria se reunió este miércoles en Madrid en la II Jornada de la Federación de Asociaciones de Inspección de Servicios Sanitarios (FAISS) sobre el visado de medicamentos para debatir diferentes puntos de vista sobre la problemática y posibles soluciones de un tema que suscita gran preocupación: la gran variabilidad que existe a nivel territorial en materia de visado. El debate, presentado por el presidente de la Federación, Luis Garrido, estuvo moderado por Olga Serrano, jefa del Servicio de Inspección de Toledo, y durante el mismo se expusieron problemas y planteado soluciones partiendo de la experiencia de cada comunidad autónoma.

Problemática común

Al analizar el trabajo de los inspectores en relación con el visado, se perciben una serie de problemas que afectan a todas las vertientes del proceso. Destacan, por ejemplo, los relacionados con las prescripciones que los médicos llevan a cabo fuera de las indicaciones financiadas -con el consiguiente rechazo del visado y enfado del paciente-, con el informe clínico del médico -incompleto a veces, con pacientes desplazados que acuden a la inspección sin informe, …-, los derivados de las diferencias de implementación de la receta y visado electrónicos, de la falta de cumplimentación de los datos en la receta en papel, o de la falta de comunicación y formación entre los propios profesionales. Un problema muy común que los inspectores destacan es la escasez de flujo de comunicación entre médicos prescriptores y profesionales de la inspección.

Pero, los problemas detectados también pueden estar relacionados con el propio Ministerio de Sanidad, como el elevado número de medicamentos que requieren visado de inspección, la falta de claridad en las indicaciones financiadas o la dificultad de acceso para consultas relacionadas con indicaciones autorizadas para los medicamentos que requieren visado.

Valle de la Azuela, jefe de Servicio de Control de la Prestación Farmacéutica en la Gerencia de Inspección del Servicio de Salud de Castilla La Mancha (Sescam), detalló todas estas cuestiones durante su intervención en la Jornada, así como las soluciones planteadas.

Comunicación y formación del médico

Entre las propuestas de solución planteadas por los inspectores destacan las que atañen al médico prescriptor. Es el caso de la mejora de comunicación entre ambos profesionales, o de una mayor información sobre el visado y sobre cuestiones a veces confusas como la indicación y la financiación. Están también las dirigidas a fomentar la comunicación en el ámbito de la inspección de las diferentes autonomías, a agilizar la implementación de la receta electrónica interoperable y el acceso a la historia clínica de los pacientes o a promover la solicitud inicial del visado electrónico desde hospitales con el fin de disminuir las incidencias. Otras soluciones pasan por unificar criterios de la receta en formato papel, por crear una comisión para establecer una comunicación fluida con el Ministerio, o por solicitar la reducción del número de medicamentos que requieran visado.

Documento de consenso

Todas estas propuestas se recogerán en un Documento de Consenso que, tras su debate y aprobación, será presentado tanto al Ministerio de Sanidad como a las autoridades autonómicas y demás profesionales sanitarios relacionados con el visado de medicamentos. Para su elaboración, en el transcurso de la Jornada se ha constituido un Grupo de trabajo formado por representantes de la mayoría de CCAA, y se han tenido en cuenta tanto las conclusiones obtenidas en un primer encuentro celebrado el pasado mes de septiembre como las opiniones de una reciente encuesta autonómica y las aportaciones recogidas durante la Jornada.

Con este Documento de consenso los inspectores sanitarios pretenden dar una respuesta unificada a esa gran variabilidad que actualmente existe en el abordaje y tratamiento del visado de inspección en cuestiones como el tratamiento de incidencias en la cumplimentación de recetas, la actuación en visados que no cumplen con los requisitos, la valoración a desplazados o la diferente interpretación del concepto de visado, cuyos programas de gestión pueden ser muy diversos.