Los médicos intensivistas han analizado las novedades en infecciones relacionadas con el uso de dispositivos durante la estancia de los pacientes en unidades de cuidados intensivos (UCI). El Registro ENVIN de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) estudia este tipo de infecciones.

Los últimos datos analizados de este registro se han presentado en un seminario online monográfico, en el que han participado más de 150 intensivistas de toda España, realizado con la colaboración de Pfizer.

Asimismo, los especialistas han recalcado la necesidad de mantener los Proyectos ZERO, encaminados a bajar las tasas de incidencia de estas infecciones. Además, han alertado de los estragos que la pandemia de la COVID-19, especialmente la primera ola, han podido ocasionar en lo que era una tendencia clara de mejora.

Preocupación de los intensivistas

Ricard Ferrer, presidente de la SEMICYUC, ha indicado que “la COVID-19 ha hecho temblar los cimientos de muchos años de trabajo en los Proyectos ZERO”. “Este tema nos preocupa. Hemos de volver cuanto antes a la normalidad, incluso con las UCI extendidas, para recuperar la asistencia de calidad que habíamos alcanzado antes de la pandemia”.

Por su lado, Francisco Álvarez, responsable del Registro ENVIN, ha explicado que este proyecto “es una herramienta imprescindible para prevenir las infecciones en las UCI”. “Gracias a los datos que acumula y aporta cada año, hemos conseguido mejoras muy importantes. No podemos dejar que se pierda”.

Seguimiento continuado

El Hospital Universitario de Guadalajara ha realizado un seguimiento continuado de todos los pacientes ingresados en UCI entre marzo y mayo de 2020. Según los datos obtenidos, las infecciones se han multiplicado por cuatro. Entre los factores que han contribuido a dicho aumento destacan:

  1. El incremento de camas de críticos fuera del área habitual.
  2. La incorporación de personal sanitario sin formación en el manejo de los dispositivos invasores.
  3. La dificultad para seguir las recomendaciones de los Proyectos Zero.

Por su parte, Antonio Albaya, intensivista del Hospital de Guadalajara, ha explicado que “la influencia de la COVID-19 ha sido muy acusada, al subir tanto la estancia como la mortalidad. Las tasas de infección subieron en muy poco espacio de tiempo”.

Finalmente, Joaquín Lobo, del Complejo Hospitalario de Navarra, ha presentado datos de neumonías relacionadas con ventilación mecánica en España entre 2008 y 2019. Según este especialista, el Proyecto NZ (2010-2011) ha tenido un gran impacto en las tasas de dicha infección y ha conseguido una reducción sostenida.