Personalizar los tratamientos del paciente neurocrítico es clave para prevenir nuevas lesiones cerebrales. Esta es la idea que destacan desde la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Los intensivistas han dado a conocer nuevas recetas para el manejo global del paciente neurocrítico. Lo hacen el aumento de los ingresos en UCI referentes al traumatismo craneoencefálico, la hemorragia subaracnoidea y el ictus hemorrágico.

El objetivo de un intensivista que atiende al paciente neurocrítico es prevenir que aparezcan nuevas lesiones cerebrales que empeoren el resultado final. “Para ello, es fundamental que optimicemos el aporte de oxígeno al cerebro y realicemos un buen manejo global del paciente. Esto incluye una correcta tensión arterial, que el paciente esté bien oxigenado, que esté bien nutrido y que tratemos correctamente todas las complicaciones sistémicas que presente. Es decir, individualizar todo lo posible los tratamientos”, apuntan los expertos.

Claves del paciente neurocrítico

Los pacientes con traumatismo craneal precisan una monitorización específica que incluye el medir la presión intracraneal y la presión tisular de oxígeno. Sin embargo, el tratamiento no ha experimentado grandes cambios, lamentan desde SEMICYUC. Incluso a pesar de los numerosos ensayos clínicos que se han llevado a cabo en los últimos años. Por otro lado, las técnicas de embolización y la cirugía para cerrar el aneurisma y evitar el resangrado sí que han mejorado significativamente en la última década. Aún así, son tratamientos que no están disponibles en todos los hospitales 365 días al año y que consideramos una de las áreas a mejorar.

Otra cuestión debatida fue el uso del ácido tranexámico y del nimodipino en estos pacientes. Según indicaron los expertos, los ensayos clínicos permiten interpretaciones no solo desde el punto de vista estadístico, sino también clínico. Por ello,  aunque el beneficio de un tratamiento no es clínicamente relevante, no hay motivo para pautarlo. Incluso pese a que su efecto sea ‘estadísticamente significativo’.