Los intensivistas han reclamado el uso de protocolos para tratar la hemorragia crítica traumática. Así lo han hecho durante las I Jornadas de esta patología, organizadas por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). La jornada se ha celebrado con la colaboración de Alexion, CSL Behring, Ferrer, Innovasc, Octapharma y Werfen. 

Según la SEMICYUC, la hemorragia crítica traumática es la principal causa de fallecimiento por traumatismo en las primeras 24 horas, “y muchas son potencialmente evitables”. Por ello, los especialistas en Medicina Intensiva han defendido la implementación de protocolos multidisciplinares.

Tratar la hemorragia crítica traumática (HECTRA) es uno de los grandes retos en la asistencia del paciente crítico, debido a la compleja etiopatogenia de la coagulopatía que va asociada al trauma. Aunque la mortalidad por esta causa ha disminuido en la última década, existen aspectos en su manejo y en su tratamiento todavía por aclarar. Incluye su definición, la monitorización, el control de la hemorragia o el tipo de transfusión precoz, entre otros.

Abordaje multidisciplinar de la hemorragia crítica traumática

Los intensivistas indicaron que la gestión de la hemorragia crítica traumática es una labor multidisciplinar sobre la que se debe trabajar desde un punto de vista global. De hecho, ya se ha pasado de protocolos centrados en la conservación de la sangre y en evitar sin más que el paciente no sangrara a nuevos modelos de gestión global alrededor del paciente que sangra.

Los protocolos implican a todo el sistema sanitario y no solo a las Emergencias y a las UCI. Además, los expertos han apuntado la mejora de la acción pre-hospitalaria como una de las causas de la disminución de la mortalidad en UCI. Permite que los pacientes lleguen en mejores condiciones al ingreso.

En todo caso, los protocolos multidisciplinares resultan fundamentales. El cuidado estandarizado mejora el pronóstico y permite tratar a cada paciente de forma personalizada. Los especialistas han explicado que no todas las hemorragias críticas por trauma deben tratarse igual. “Una aproximación correcta y adecuada minimiza los malos resultados”, han indicado desde la SEMICYUC.