La Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad en el Sistema Nacional de Salud, que data del año 2012, aún no se ha implantado. Esta fue una de las críticas realizadas en el contexto del 42º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). De hecho, según los internistas, de haberse implantado, la Estrategia de Cronicidad habría paliado el efecto de la pandemia en los pacientes crónicos.

No obstante, la pandemia ha supuesto una interrupción o ralentización de la atención a los pacientes crónicos complejos, pluripatológicos y frágiles. Precisamente, los más vulnerables. Se trata de un grupo de pacientes cada vez más preocupante.

Actualmente, los pacientes crónicos suponen alrededor de un tercio de las altas de los servicios de Medicina Interna. Es decir, casi un 2 por ciento a nivel poblacional. Los mismos utilizan el 42 por ciento de los recursos sanitario.

Asimismo, cabe recordar que el 52 por ciento de las altas de los servicios de Medicina interna corresponden a pacientes de más de 80 años. La mitad de estos desarrollan síndromes confusionales agudos tras el ingreso. Por ello, se propone potenciar alternativas a la hospitalización convencional. Entre ellas la atención en el hospital de día médico o la hospitalización en el domicilio

Una necesaria Estrategia de Cronicidad

Las recetas de los profesionales para mejorar la atención a este amplio subgrupo de pacientes es implantar ya dicha Estrategia de Cronicidad. Todo ello unido a una reestructuración profunda del sistema sanitario. Esta debe pasar por reforzar la Primaria y dotarla de más profesionales. También por aplicar la telemedicina moderna para su seguimiento activo, no solo el teléfono. Por último, poner en marcha nuevos modelos asistenciales alternativos a los convencionales.

Pilar Román Sánchez, del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Requena, de Valencia, insistía en que “la Estrategia para el Abordaje a la Cronicidad en el SNS no se ha visto nada afectada por la pandemia, porque no se había implantado. En algunos lugares y algunos profesionales se han decidido a llevarla a cabo. Es decir, modificando ciertas formas de atender a los pacientes. “Pero estamos hablando de grupúsculos. No hay ninguna estrategia de atención a los pacientes crónicos estructurada y bien llevada a cabo”.

Por último, la experta añadía que las comunidades autónomas se han preocupado de elaborar su propia Estrategia de Cronicidad. “Esto ha supuesto una pérdida de tiempo y dinero y lo que tenemos son papeles en el cajón. Solo hace falta implantar la Estrategia que ya estaba hecha. No es necesario cambiarla”.