La mayor parte de los pacientes con hipercolesterolemia no alcanzan los objetivos marcados por dos motivos principales, la inercia terapéutica por parte del médico y el incumplimiento terapéutico por parte del paciente.

A estos aspectos hay que añadir la no valoración por parte del paciente del riesgo real que supone su enfermedad, bien por las características propias de dicho paciente o, en otras ocasiones, por falta de información médica suficiente.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que puede que no tomen dosis adecuada para su nivel de colesterol y no tengan un estilo de vida correcto, por lo que hay que hacer hincapié en la dieta y en el ejercicio.

Combinaciones

La combinación de rosuvastatina y ezetimiba está indicada en pacientes con hipercolesterolemia primaria, tanto familiar heterocigota como no familiar. Debe utilizarse como coadyuvante del tratamiento dietético y cuando la monoterapia no consigue la reducción deseada de LDL-C, según el objetivo terapéutico deseado.

En las  Guías de Manejo de Dislipemias se incluye que en riesgo cardiovascular muy alto no es suficiente con bajar el LDL por debajo de 70, sino que hay que llegar a estar por debajo de 55 mg/dl e incluso disminuirlo más del 50% del LDL basal. Esto lo consiguen dos principios activos a altas dosis, atorvastatina 80 y rosuvastatina 20-40.

Además, se puede agregar ezetimiba para conseguir un beneficio añadido de reducción de casi un 18-20% más en la reducción del C-LDL.

Evidencias científicas

En este contexto, hay que tener en cuenta que por cada mmol/l que se ha reducido el C-LDL, desciende el riesgo de episodios cardiovasculares en un 23%.

El estudio Júpiter ha demostrado que reduciendo el C-LDL más de 50 mg/dl, se consigue una reducción del 50% de los eventos cardiovasculares principales en pacientes con riesgo cardiovascular muy alto en prevención primaria.

Así, la combinación rosuvastatina y ezetimiba 10/10 mg logra descender niveles de C-LDL en un 63,5% y cuando se dobla la dosis de la estatina se consigue una reducción adicional del c-LDL del 6-7%.

Añadir ezetimiba, que tiene un mecanismo de acción diferente y complementario al de la estatina, permite un descenso adicional del c-LDH del 20%.

Mecanismos de acción

Esto se debe a que las estatinas inhiben el enzima HMG-CoA, lo que limita la síntesis de colesterol. Por su parte,  ezetimiba inhibe la absorción del colesterol biliar y de la dieta en las vellosidades intestinales, lo que produce una sobreexpresión de receptores de LDL hepáticos, lo cual causa un aumento de eliminación de LDL de sangre.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Medicina de Familia Francisco Javier Valls Sanchis, Rafael Llin Sanz y Assumpta Mira Carrion, del Centro de Salud La Bassa, de Alcoy; los médicos de Atención Primaria Ángel Brazales Marcos, Ruth Tavarez Paniagua y Antonio Mut Marti, de Benidorm; Mar Campillo Gallego, María Francisca Pérez Pérez y Man Silvera Acosta, de Alicante; los médicos de Familia Rafael Delgado Márquez, del Centro de Salud Torrox; Carlos Latorre Parra, del Centro de Salud Velez Sur, y Francisco Ponce Jodar, de la Clínica El Carmen; la cardiólogo Clara Jimenez Rubio y los endocrinólogos Diego José Fernández García y Jose Luis Pinzon Martin, del Hospital Clínico de Málaga, y el médico de Familia Luis Miguel De La Morena González, del Centro de Salud Arroyo de la Miel; los médicos de Familia Pedro Carvajal López e Ignacio Solis Galera, y el cardiólogo Manuel Fernandez Guerrero; Alejandro Garcia Carrera y Daniel Jose Elena Aldana, y Hugo Del Castillo Carnevali y Laura Domínguez Pérez, de Madrid.