“En este último año la Hematología ha tenido especial relevancia, y ha sido gracias al papel que han tenido sus profesionales en el ámbito del SNS”. Estas eran las palabras que dedicaba Patricia Lacruz Gimeno, directora general de Cartera Básica de Servicios del Ministerio de Sanidad, a los hematólogos asistentes a la inauguración del LXVI Congreso de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia y XXXV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia.

En esta intervención, la representante ministerial recordaba en primer lugar el impacto que ha tenido en el SNS la incorporación de las terapias CAR-T. “En el último año y medio, el SNS se ha enfrentado a uno de sus mayores retos a nivel de la incorporación de terapias avanzadas. Reto porque tenemos incertidumbre clínica, alto impacto asistencial y tenemos alto coste. En este sentido, la Hematología ha mostrado total participación y colaboración, con comprensión, generosidad y trabajo bien hecho en equipo. Todo esto se ha trasladado en la aprobación de un Plan Nacional”, en referencia al Plan de Abordaje de Terapias Avanzadas en el Sistema Nacional de Salud.

Asimismo, otro de los hitos de mayor actualidad ha sido la puesta en marcha de la base de datos de Valtermed (Valor Terapéutico de los Medicamentos), en el que la Hematología también tiene un papel protagonista, ya que tres de los siete medicamentos de los que este sistema va a dar seguimiento, tienen indicaciones hematológicas. En concreto se trata de Kymriah (leucemia linfoblástica aguda de células B y linfoma difuso de células B); Yescarta (linfoma difuso de células B); y Besponsa (leucemia linfoblástica aguda).

A este respecto, Lacruz Gimeno incidía en que esta herramienta va a suponer “un beneficio directo en el ámbito clínico y profesional de la Hematología”. Tal y como explicaba la directora general, se trata de una herramienta que permite registrar aquellas variables que se acuerdan en el protocolo farmacoclínico, para medir la efectividad de un medicamento. “Es decir, vamos a poder medir lo mismo que medimos en un ensayo clínico en el ámbito de la práctica clínica real”, todo ello con el objetivo de “unir todo el conocimiento del SNS a escala nacional”, y que será especialmente relevante en el día a día de los hematólogos.

Un Congreso de cambios y aniversarios

Por otra parte, la representante ministerial también recordaba que este era un congreso especial ya que se conmemoraba el 60 aniversario de la SEHH, y además era el escenario de un cambio en la Junta de Gobierno, ya que Jorge Sierra abandona el cargo como presidente de la SEHH, para dar relevo a Ramón García Sanz.

A este respecto, el propio Jorge Sierra aprovechaba el acto para dedicar unas palabras, dejando claro que “me voy satisfecho porque dejo la presidencia en muy buenas manos, con una gran junta directiva y con una secretaria técnica que realmente hace un trabajo extraordinario”. Asimismo, el todavía presidente de la SEHH, recordaba que en estos 60 años de la sociedad, “nuestra especialidad ha estado en la vanguardia de los grandes descubrimientos en Medicina. En la terapia de precisión a dianas moleculares, en el desarrollo de la inmunoterapia, del trasplante hematopoyético, y más recientemente en las nuevas formas de terapia celular inmune como la terapia CAR”.

Por último, José Antonio Páramo, presidente de la SETH, insistía por su parte en que “el campo de la trombosis se encuentra en plena efervescencia”, por lo que encuentros formativos como este resultan clave para dar a conocer a los profesionales “todas las áreas en las que se ha expandido el armamento terapéutico” y que ofrecen más opciones que los clínicos no tenían hasta ahora.