El Sindicato Médico Andaluz (SMA) advierte del preocupante incremento de agresiones a sanitarios. “Aquellos que agreden cuentan con márgenes de acción demasiado amplios al existir demasiada permisividad”. Por ello, con motivo del día contra las agresiones a sanitarios, que se celebra este jueves 12 de marzo, reclaman una estrategia de “afrontamiento permanente” que incluya “nuevas medidas de control, una nueva estrategia formativa e informativa y unas actuaciones judiciales más contundentes”.

La Administración sanitaria, según el SMA, no puede conformarse con hacer un Plan contra las agresiones porque “estos planes, con demasiada frecuencia, tienen poco impacto real en el control de las agresiones y, a veces, solo sirven como justificación social ante la ciudadanía”.

Los médicos andaluces han explicado que de entre los agresores “aún son pocos los que son llevados a comparecer ante la justicia, la Administración no suele actuar de oficio, y no se exige la restitución de los bienes dañados ni el pago de los gastos ocasionados por la agresión a los profesionales”.

Detallan que el cambio en el código penal introducido por la Ley Orgánica 1/2015, por el que las agresiones a los facultativos del Sistema Sanitario Público pasaban a ser consideradas delitos de atentado, “ha provocado en muchos casos el efecto contrario al que se buscaba”.

“Muchas agresiones verbales, o físicas, cuando no están bien documentadas, son tramitadas como faltas de consideración y respeto a la autoridad, en el ejercicio de sus funciones, tal como recoge el artículo 556 del Código Penal”, han incidido desde el Sindicato Médico Andaluz. En estos casos tienen la consideración de delitos leves y son castigados con penas de multa de uno a tres meses.

“Lo que se legisló para castigar más duramente a los agresores está teniendo, a veces, un resultado negativo de forma que las elevadas penas hacen más difícil conseguir que sean tramitadas estas agresiones como delitos de atentado y no como delitos leves”, apostillan.