El modelo de asistencia sanitaria,  universal, público y gratuito está en peligro. Y lo está porque,  “desafortunadamente el sistema no se ocupa de él con la atención que debería ocuparse”. Así lo ha manifestado el presidente del CGCOM, Tomás Cobo.  En concreto, ha lamentado que el Gobierno central haya otorgado a la Sanidad el penúltimo puesto en el reparto de fondos europeos.

Asimismo, Cobo ha manifestado que el colectivo médico está intentando “establecer el mayor grado de sinergias con la Administración”. Sin embargo, encuentra “realmente difícil” la interlocución tras llevar “cinco ministros en tres años”. Así lo ha manifestado durante su intervención en el Foro SER.

“Lo que nos pasa es que no cuentan con nosotros o que han contado muy poco. Para revertir esto lo que tienen que hacer es caso a los profesionales y que se dejen orientar en algunas directrices, porque si no el sistema que tenemos peligra”. En este sentido ha matizado que “la sociedad tiene que tener claro que sin los médicos no hay modelo”.

Proteger el actual modelo de asistencia sanitaria

En cuanto a las señales que hacen ver que peligra el actual modelo de asistencia sanitaria, Cobo ha señalado varias cuestiones. Así, ha destacado que cada año hay más agresiones a estos profesionales. Además, los salarios de los facultativos españoles son “los más bajos de Europa”. No obstante, la mitad de los médicos tiene contratos precarios.

Igualmente, ha señalado que hay unos 7.000 médicos que no tienen salida en estos momentos. Todo debido a “un error de planificación y de estudio demográfico y una falta de apoyo del sistema al modelo”. No obstante, son personas formadas en universidades españolas, que solo pueden ejercer en el ámbito privado, porque no tienen acceso a la formación especializada. Esto es a su juicio “paradójico”, porque al tiempo se importan médicos de nuestro modelo de asistencia sanitaria a otros países. “Esa es la vida de los médicos. Así es como estamos”, ha lamentado.

Por último, ha recordado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria para vacunar a médicos privados. “Si lo hubiéramos hecho bien no tendríamos que recurrir al TSCJ para pedir que se vacune a los médicos”.