El Sindicato Médico de Cataluña (MC) ha mostrado su “rotundo desacuerdo” con la medida adoptada por el Gobierno de Mariano Rajoy de interponer un recurso de inconstitucionalidad en contra de la ley de universalización de la asistencia sanitaria catalana, que fue ratificada en el Parlamento el pasado junio de 2017. Los médicos catalanes censuran con dureza al gobierno español ya que estiman que el recurso del Ejecutivo central es una “maniobra que persigue dinamitar el principio básico de universalidad de la asistencia y la equidad de acceso a los derechos de salud públicos”.

La central médica hace especial hincapié a la hora de subrayar que la pretensión del Gobierno de colocar fronteras asistenciales en una sociedad es un “error”, tanto desde un punto de vista ético como de Salud Pública. Consideran que se trata de un “menosprecio a la dignidad de las personas expulsadas del sistema sanitario”, así como “una injusticia social” que se posiciona en contra de la Ley General de Sanidad y de los principios que se derivan tanto de la Constitución como del Estatuto de Cataluña. En esta misma línea, la organización, que aglutina al mayor número de facultativos catalanes, alerta sobre los perjuicios que conlleva la exclusión de la sanidad pública de los colectivos más necesitados, “sobre todo en el control epidemiológico de distintas patologías”, recalcan.

Reto al Real Decreto Ley 16/2012

La Ley de universalización de la asistencia sanitaria en el territorio catalán reta al Real Decreto Ley 16/2012 de medidas urgentes que ratificó el Gobierno español en 2012 con el que pretendía apuntalar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. El decreto fijaba rebajar la atención médica a los inmigrantes que se encontrarán en España en situación irregular. Este colectivo según la orden tan solo podría recibir atención de urgencia “por dolencia grave o accidente, y, por embarazo, parto y postparto”.

El recurso interpuesto por el Gobierno del Partido Popular (PP) ante el Tribunal Constitucional conlleva, a juicio del Sindicato Médico, a que “con toda probabilidad” se anule de forma automática la ley aprobada en Cataluña. La opinión del Sindicato Médico se  sostiene en los precedentes del TC que, en los últimos meses, ya ha “echado para atrás” normas similares que estaban en vigor en el País Vasco, Navarra, Extremadura y la Comunidad de Valencia.

Desde el Sindicato Médico se recuerda como desde el primer momento el Gobierno de Cataluña rechazó la aplicación del decreto ley para lo que dictó dos instrucciones que frenaban las consecuencias del mismo y por las que se aseguraba la asistencia sanitaria a los inmigrantes. Con esta iniciativa legal, el sistema público catalán atendió a cerca de 137.000 personas que, por el decreto del Gobierno central, habían quedado fuera del sistema sanitario.

Actualmente, la nueva norma de universalización, que ha suspendido estas instrucciones, deja claro que todas las personas que residan en territorio catalán, al margen del tiempo que estén empadronadas, podrán acudir al sistema sanitario público. Para los grupos más vulnerables la ley prevé poner en marcha otros criterios. Sin embargo, por ahora, no se ha podido extender por los efectos que se derivan a la aplicación en la Comunidad de Cataluña del artículo 155 de la Constitución.

Piden que el ICS compense a los facultativos

El Sindicato Médico de Cataluña también ha solicitado al Instituto Catalán de Salud (ICS) que compense el “sobreesfuerzo” que están realizando los profesionales sanitarios para mantener la Sanidad “noqueada por los recortes”. Por ello, exigen a la Administración catalana que una “vez por todas” haga caso a las demandas de los facultativos, y a los sanitarios en general, ya que gracias a ellos los centros sanitarios públicos han podido aumentar su actividad el pasado año respecto al año anterior, como demuestran los datos dados a conocer por el propio ICS.

Y es que del informe hecho público se constata el aumento de un 6,8 por ciento de las operaciones quirúrgicas y de un 20 por ciento de la telemedicina en las consultas externas. Por otro lado, los ocho hospitales públicos han llevado a cabo un 4,2 por ciento más de altas que han pasado de las 205.000 de 2016 a las más de 214.000 del pasado año.

Los equipos de atención primaria (EAP) realizaron, según el ICS, más de 43,5 millones de visitas en 2017, un 0,3 por ciento más que el año anterior. Las consultas que más crecieron fueron las no presenciales, con un incremento del 9,1 por ciento, pasando de 2,9 a casi 3,2 millones.

Según declaraciones del secretario general del Sindicato Médico de Cataluña (MC), Josep María Puig, estos datos son el resultado del “sobreesfuerzo” de los profesionales, ya que la Administración “con los recortes no ha destinado los medios necesarios para revertirlos”. Y es que la Atención Primaria (AP) en Cataluña ha rebajado su plantilla en los últimos siete años en 870 facultativos, mientras que se hecho más trabajo.

El secretario de MC recuerda a la Administración que no solo valen las buenas palabras. “Necesitamos que se nos recompense por el trabajo descomunal que estamos realizando”, porque sin ello, el esfuerzo no podrá seguir manteniéndose y “las consecuencias de los recortes repercutirán negativamente en los usuarios del sistemas”, concluye.