El Sindicato Médico de Navarra (SMN) denuncia que aunque la Administración niegue lo evidente, “lo cierto es que la calidad de la atención sanitaria en Navarra está en peligro”.

Alertan de que la relación médico-paciente, que es la base de una Sanidad de calidad, viene deteriorándose de forma progresiva por la sobrecarga laboral, por la burocratización del trabajo del médico y por la falta de previsión organizativa de los actuales responsables de Salud.

Por ello han iniciado concentraciones, como la celebrada el miércoles y que tendrá continuidad, “dedicando horas de nuestro tiempo”, para dar testimonio a la ciudadanía, “a los pacientes” de nuestra preocupación, “de nuestro empeño en defender la relación médico-paciente, de nuestra determinación en exigir una asistencia sanitaria de calidad, la que nos merecemos toda la población navarra y necesitamos ya”, indican.

Con la marea blanca a la que animan a sumarse a los pacientes buscan que desde el Departamento de Salud de Fernando Domínguez, no tengan más remedio que escuchar “lo que les decimos, ver lo evidente y empezar a tomar decisiones  que solucionen de verdad esta situación. Nosotros siempre hemos estado, estamos y estaremos dispuestos a colaborar por la mejora de nuestra Sanidad, como agentes principales de ella”, añaden.

Desde la organización médica sostienen que los médicos necesitan más tiempo para escuchar a sus pacientes, “necesitamos más tiempo para estudiar y diagnosticar su caso, necesitamos dedicarles más tiempo a ellos que a realizar tareas administrativas”.

Hacen especial hincapié al señalar que para dar una mejor atención se necesita que no haya cambios constantes de los médicos asignados para atenderles. “Necesitamos contar con el número suficiente de compañeros para poderles dar la misma atención en todas las épocas del año, evitando el cierre de centros de salud en el periodo estival” señalan.

Para todo ello “necesitamos tener más tiempo para la atención directa y para nuestra formación, así como contar con los medios materiales adecuados. Es lo que sabemos y queremos hacer, y además, hacerlo bien”, recalcan.

Según los la central médica, el sistema sanitario en Navarra ahora mismo no se desmorona gracias a la paciencia de los pacientes, y a la entrega y buen hacer profesional de todos sus médicos.

Alerta de entidades y asociaciones

Diversas entidades y asociaciones llevan meses advirtiendo del desmoronamiento que se  avecina, instando a la Administración a tomar medidas ya que el problema no se va a solucionar solo. “Sin embargo, los actuales responsables de Salud no solo no escuchan sino que además no ven las señales de alarma ya que desde sus despachos no se ven las consultas sobrecargadas y permanecen inamovibles en su postura. Y sabemos que el que no ve y no escucha no tiene nada que decir. Y mejor así, mejor callados, porque cuando hablan recurren a datos sesgados que poco tienen que ver con la realidad. Siendo esta una estrategia inútil para justificar lo imposible”, censuran con vehemencia.

Los médicos navarros demandan más tiempo para poder atender a sus “pacientes como ellos precisan”. Además, reconocen que la Comunidad foral cada vez es menos atractiva para ejercer la profesión médica, por lo que aumenta la escasez de profesionales sanitarios. “Ellos hace que las condiciones para atender a los usuarios del sistema no sean las adecuadas”, se lamentan.

Falta de profesionales

El deterioro de la Sanidad pública en Navarra es manifiesto en los últimos años. Las encuestas de satisfacción de los usuarios así lo confirman y esta tendencia no va revertirse con facilidad debido “a numerosos problemas emergentes que no están recibiendo soluciones por parte de la Administración. Es conocida la falta de profesionales médicos, la sobrecarga laboral que sufren, la fuga de facultativos a otras comunidades autónomas y al extranjero y las malas condiciones laborales imperantes en Navarra”, recalcan.

Aunque han trasladado a los responsables de Salud su preocupación en repetidas ocasiones y han intentado por todos los medios que se escuche su voz, la falta de respuesta les obliga a hacer un llamamiento a todas las instituciones y entidades sanitarias y sociales para que les ayuden a defender la calidad de la atención médica en su manifestación más básica y primordial, la “Relación Médico-Paciente”.