Tras la reunión que mantendrá esta tarde el Foro de la  Profesión Médica con el PP y el PSOE, los médicos finalizan la ronda de entrevistas que llevan meses celebrando con los partidos políticos con representación parlamentaria para explicarles “en persona nuestras justas reivindicaciones y pedirles que tomen cartas en el asunto”, ha subrayado a EL MÉDICO INTERACTIVO Gabriel del Pozo, vicesecretario general de CESM.

Es la antesala de la manifestación convocada para este miércoles a las 12 del mediodía que partirá desde el Ministerio de Sanidad hasta las Cortes donde entregarán el documento que CESM -organización que aglutina a la mayoría de los médicos españoles- ha elaborado con todas sus demandas a los representantes de Sanidad de todos los Partidos Políticos. “Esperamos que bajen a recoger en mano el documento; saben que nuestro deseo es dárselo en persona. Si algún partido no lo hace realizaremos un simulacro de entrega y les dejaremos el documento; quedarán señalados; habrá constancia de que no han querido atendernos”, explica Del Pozo.

Desde CESM recurren a las formaciones políticas para que apoyen sus reivindicaciones porque las puertas del Ministerio de Sanidad las tienen cerradas. “El ninguneo al que se nos ha sometido a los facultativos españoles nos ha llevado a que tengamos que realizar  la manifestación -con la participación de representantes médicos de todas las Comunidades- para que se visibilicen nuestras peticiones. Que los políticos y la sociedad en general conozcan nuestra situación y que sepan no nos quejamos por capricho, sino por justicia y dignidad profesional”, añade el vicesecretario general de CESM, quien confía también en poder entregarle el escrito en mano al presidente de la Comisión de Sanidad, el socialista Patxi López. “Los partidos políticos tienen capacidad para arreglar la situación en la que nos encontramos los profesionales de la Medicina desde el inicio de la huelga hasta ahora; pueden presionar al Ejecutivo para que estudien nuestras quejas”.

Desde CESM piden a los partidos que tomen posiciones. “Hay algunos que ya tienen fuerza suficiente para que nuestra situación cambie; es cuestión de voluntad política. Hemos visto que el Ministerio de Sanidad carece de ética por lo que hemos tenido que recurrir a la manifestación de este miércoles; no nos ha quedado más remedio”, apunta Del Pozo, quien reconoce que “será el inicio de una serie de medidas” si el Gobierno y los partidos continúan obviando nuestro malestar. “Un malestar que repercute en el SNS; un sistema no puede sostenerse teniendo a sus profesionales en la situación de precariedad laboral en la que se encuentran muchos sanitarios”.

Discriminación para los facultativos”

Desde CESM sostienen que el convenio rubricado “una brutal discriminación” para los facultativos”, ya que se establece un incremento general del 8,8 por ciento en tres años, del que solo un 6,1 por ciento está garantizado, mientras que el resto irá en función del crecimiento económico y del cumplimiento de los objetivos del déficit.

En el mejor de los casos, esto supondrá, a juicio de CESM, que en 2020 el salario que cobraban diez años antes – antes de que iniciaran los tijeretazos en sanidad- mientras que en el peor escenario supondrá estar cinco puntos por debajo de lo que cobraban entonces.

Para CESM, el acuerdo es “indignante” porque en ningún punto contempla compensar a los médicos por el gran recorte que padecieron en su salario base en junio de 2010, que supuso el 9 frente al 5 por ciento de media en el sector público. Nosotros fuimos los más perjudicados por lo que ahora que empieza a remontar la economía nos tienen que restituir nuestros derechos.

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos no admite –como refleja el acuerdo de Hacienda y las organizaciones de clase- que se dé por amortizado, como se temían, lo perdido desde la congelación de las nóminas en 2010 con el Gobierno Zapatero.

“No aceptamos que se haga tabla rasa, porque los médicos hemos sido los que más hemos colaborado con el SNS  en los años duros de la crisis; hemos aguantado por el bien del paciente y del Sistema, ahora es el momento de recobrar lo que nos quitaron; tenemos que recuperar lo que hemos perdido. Es el momento de mejorar las condiciones laborales, las OPEs, tener concurso de traslados. Además, algunas de nuestra peticiones no generan gastos económicos y mejoran la atención de la población. Hay que facilitar que todos los profesionales que salen de la Universidad tengan acceso a una plaza MIR, sobre todo cuando estamos hablando de que hay puestos de difícil cobertura”, añade el vicesecretario general de CESM

Voluntad política para poner en marcha las medidas

Del Pozo se refiere también a la necesidad de que la Administración sanitaria revise que los sanitarios que ejercen la profesión “reúnan los requisitos legales que marca nuestra legislación para trabajar; estamos viendo en algunas Comunidades que esto no es así”, explica Del Pozo, al tiempo que incide al señalar que “al Ministerio de Sanidad y a los partidos políticos no los médicos no les exigen que les bajen la luna, “sino que pongan los pies en la tierra y que estudien nuestras peticiones, muchas de ellas no requieren coste económico, sino voluntad para ponerlas en marcha”.

Aboga porque los facultativos recuperen  la carrera profesional. “No tiene sentido que sea distinta según la Comunidad a la que pertenezcas, en algunos casos sin efecto retributivo; en otros sitios todo lo contrario. Es algo que los políticos deben definir; del mismo modo  tienen que evitar que las lenguas cooficiales sean un requisito en las oposiciones y los traslados; estamos de acuerdo en que puntúen como mérito, pero no como requisito. Por muchos 18 sistemas sanitarios que seamos todos formamos parte del Sistema Nacional de Salud (SNS) y no puede ser que a una persona se la penalice en una oposición por no hablar el idioma de la Comunidad”, sentencia.

El vicesecretario general de CESM reconoce que la manifestación de este miércoles es el inicio de un proceso. “Vamos dar un tiempo al Ministerio y a los partidos políticos para que estudien y reflexionen sobre nuestras demandas y nos ofrezcan respuestas para llevarlas a la practica Porque los médicos estamos dispuestos a dialogar; no queremos tener que llegar a más movilizaciones. Nos gustaría resolver los problemas dialogando y estamos por ello; no deseamos ‘la guerra por la guerra’.  Buscamos soluciones justas a las injustas situaciones que atravesamos, pero tampoco aceptaremos que se nos entretenga en negociaciones sin que se pongan alternativas sobre la mesa”, remacha, Del Pozo.