Un total de seis capítulos y treinta artículos componen el nuevo Código de Transparencia y Buen Gobierno para los médicos españoles que ha sido aprobado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) en su última Asamblea General. “Supone un plus en nuestro compromiso en la toma de decisiones y el uso de los recursos, así como da cumplimiento a la ley 19/2013 de 9 de diciembre, Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno que incluye a las corporaciones de derecho público como la nuestra”, recordó el presidente del CGCOM, Serafín Romero.

De esta forma, el objetivo fundamental del Código de Transparencia y Buen Gobierno es el de establecer un marco de actuación institucional para garantizar la consecución de sus fines, minimizar los posibles riesgos operativos y reputacionales, contribuir a generar transparencia y fomentar la confianza entre los colegios de médicos, los médicos colegiados y la sociedad en general.

Se trata, por tanto,  de una propuesta de autorregulación que se une a otros mecanismos de control del propio Consejo, como las auditorías externas, para alcanzar un compromiso ético suscrito con el fin de asegurar la eficacia y eficiencia en la gestión y administración de la corporación a través de un estilo de trabajo basado en valores

Capítulos centrados en la actualidad social

En cuanto al propio contenido, el Código de Transparencia y Buen Gobierno recoge artículos ligados a valores de la sociedad actual como son el respeto de los derechos humanos, la promoción de la igualdad de oportunidades, la no discriminación, fomento de la sostenibilidad o el respeto al medio ambiente, entre muchos otros.

En cuanto al respeto por el medio ambiente, el texto cuenta con un artículo específico con el objetivo de asumir el compromiso de procurar el mayor respeto al medioambiente en el desarrollo de sus actividades, así como de minimizar los efectos negativos que, eventualmente, se pudieran ocasionar.

El texto también recoge normas, pautas de conducta y principios como las incompatibilidades, los conflictos de interés, las relaciones con poderes públicos, proveedores y otras entidades, la confidencialidad o el cumplimiento normativo, entre ostros aspectos.