El malestar de los médicos de la Comunidad foral de Bizkaia es un secreto a voces. No solo reivindican mejores condiciones laborales, sino una ampliación sustancial de la plantilla que les permita atender “a los pacientes como es debido”. De  hecho sus reivindicaciones les han llevado en los últimos meses a protagonizar paros en la Sanidad Navarra. La unión de los profesionales del Servicio Navarro de Salud (SNS)-Osasunbidea ha hecho “doblegar el Ejecutivo que no tenido más remedio que por un real decreto convocar una oferta parcial de empleo público correspondiente al año 2019”, según han indicado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes sindicales.

El Gobierno de la socialista María Chivite ha dado el visto bueno  a una OPE de 219 plazas, “aunque está muy lejos del número de plazas que demandan los sanitarios, es un primer paso”, sostienen las centrales.

Además destinarán otras 23 para el turno de reserva, de las cuales 15 irán dirigidas para personas con discapacidad y las ocho restantes para mujeres que hayan sido víctimas de la violencia machista, tal y como explico el portavoz del Ejecutivo foral Javier Remírez,tras la reunión habitual semanal del Gobierno.

En cuanto a los destinos, 215 serán para el servicio Navarro de Salud (SNS)-Osasunbidea y cuatro para el Instituto de Salud y Laboral de Navarra. De estas 215 plazas, una será para los Servicios centrales, 31 para el Área de Salud de Tudela, 14 para el Área de Salud de Estella y 12 para Salud Mental.

La Enfermería contará en esta OPE con 70 plazas (de ellas, cinco son para especialidad obstétrico-ginecológica-matrona); y 27 para otras especialidades sanitarias: siete de técnico especialista en Radiología, seis de Psicólogo Especialista Clínico, seis de Técnico Especialista en Anatomía Patológica, cuatro de biólogo clínico y cuatro de fisioterapeuta.

Especialistas de E.A.P.

Asimismo existen 26 especialistas de Atención Primaria (E.A.P.), de ellos, 23 médicos de Atención Primaria y tres pediatras de Atención Primaria.

Por su parte70 plazas son para personal de Enfermería (de ellas, cinco son para especialidad obstétrico-ginecológica -matrona); y 27 para otras especialidades sanitarias: siete de técnico especialista en Radiología, seis de psicólogo especialista clínico, seis de técnico especialista en Anatomía Patológica, cuatro de biólogo clínico y cuatro de fisioterapeuta.

En concreto, las 15 plazas para personas con discapacidad se distribuyen de la siguiente forma: una de Medicina Interna, una de Psiquiatría, una de Radiodiagnóstico; una de médico de Atención Primaria, una de médico de Servicio Especial de Urgencias, una de Servicio Normal de Urgencias, cinco de enfermero, una de fisioterapeuta, una de técnico especialista en Anatomía Patológica, y dos de técnico especialista en Radiología.