Los candidatos presidenciales de las próximas elecciones generales no parecen tener en cuenta que la Sanidad es uno de los pilares del Estado del Bienestar, y que el SNS en general, y los servicios sanitarios en particular, forman parte de un sector productivo estratégico de la economía. Así lo perciben desde la Organización Médica Colegial, y por ello, ante el próximo debate electoral que será televisado para todos los españoles, reclaman que la Sanidad también tenga un espacio.

Para ello, la OMC ha remitido una carta abierta a los grupos políticos y a los candidatos presidenciales ante las Elecciones Generales de noviembre de 2019, para recordarles que “el SNS tiene problemas de suficiencia y sostenibilidad, que hay que atajar tras una larga etapa de restricciones; pero también tiene que acometer reformas en su arquitectura organizativa y técnica. La retórica política de estos años sólo ha servido para adormecer la demanda creciente de esas reformas, en vez de asumir decisiones y empezar a introducir cambios”.

De hecho, no es una cuestión que no se haya visibilizado desde la profesión médica, recordando en esta carta abierta cuestiones como las manifestaciones del Foro de la Profesión Médica o de los médicos de Primaria en diferentes Comunidades. Igualmente, insisten en que no se trata tampoco de una falta de datos que permita contrastar esta realidad, aludiendo al crecimiento de las listas de espera.

Una nueva crisis

La gran preocupación de la OMC no es solo la situación actual, sino un posible empeoramiento ante la previsible nueva crisis de recesión económica que podría atravesar el país. Así, si bien señalan que “la capacidad de resistencia a la adversidad que ha mostrado el SNS español a las condiciones macroeconómicas ha permitido que los datos de impacto en salud no muestren una influencia negativa, así como el compromiso de los profesionales para mantener el estándar de calidad y accesibilidad de los servicios públicos”, lo cierto es que el sistema no ha conseguido recuperase como para afrontar una nueva crisis sin tomar medidas previas.

“La profesión médica se siente maltratada, se nos pide que sigamos siendo islotes de virtud en medio de sociedades poco honestas; incluso, se abusa de nuestro compromiso con el paciente para pedirnos una austeridad autoinfligida; se nos piden sacrificio apelando a nuestra vocación; por lo que solicitamos a los responsables políticos e institucionales que repongan la desinversión, que incrementen el músculo profesional, y que aporten retribuciones y calidad de empleo para que podamos seguir centrados en nuestra tarea, mejorando la medicina y el Sistema Nacional de Salud”, concluyen aludiendo a los 5 candidatos presidenciales que participarán en el próximo debate.