Los médicos han reclamado una Atención Primaria “de calidad y reforzada”. Diversas sociedades científicas y médicas han presentado de forma virtual el ‘Manifiesto del Foro de Médicos de Atención Primaria’. Para ello, han elegido el Día de la Atención Primaria 2021, que se conmemora el 12 de abril. En este año, el lema elegido ha sido ‘La Atención Primaria te cuida. ¡Protégela!’.

Carolina DariasEl acto ha comenzado con unas palabras de Carolina Darias, ministra de Sanidad, quien ha anunciado la próxima presentación de un conjunto de reformas e inversiones que “ampliará y mejorará las capacidades del Sistema Nacional de Salud y, especialmente, la Atención Primaria y Comunitaria”.

Las reformas se realizarán, en parte, con los fondos extraordinarios de la Unión Europea. “Irán en consonancia con la línea definida en el Pacto por la Ciencia y la Innovación y refuerzo del SNS”, ha indicado.

Este año, “más que ningún otro”, el Foro de médicos de AP ha aplaudido la labor realizada por todos los compañeros médicos de familia, pediatras de AP y resto de profesionales de la AP en todo el Sistema Nacional de Salud. Sin duda, la pandemia por la COVID-19 ha marcado y seguirá marcando la actividad del primer nivel asistencial.

Comunicación Atención Primaria-Hospital

Tomás CoboEn su intervención, Tomás Cobo, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), ha calificado como “patético el mecanismo de comunicación entre Atención Primaria y Atención Hospitalaria”, si bien ha reseñado que “ha mejorado”.

“No se pueden pedir todas las pruebas, no hay una comunicación directa. Depende de la relación emocional que haya entre los profesionales sanitarios. No debería ser así, sino que la relación debería fluir de una forma natural. En Cantabria todavía tenemos historias clínicas diferentes en Primaria y en el hospital, aunque, eso sí, vamos mejorando”, ha dicho.

“Los primeros en intervenir”

En su intervención, Ángel López Hernanz, médico de Familia Rural, ha comentado que “la mejor forma de enfrentarse a una pandemia inesperada es mediante una Atención Primaria fuerte”. “Los de AP fuimos los primeros en intervenir, aun sin conocer cómo era la pandemia. No sabíamos identificar qué enfermedad teníamos que buscar y qué se nos venía encima”, ha dicho.

Este facultativo también ha manifestado que “el conocimiento detallado de los pacientes ha permitido a los médicos de Primaria ser muy resolutivos en las consultas telefónicas no presenciales”. “Estamos familiarizados con la falta de pruebas diagnósticas inmediatas. Las hemos suplido con experiencia y longitudinalidad, que también nos han ayudado para adaptarnos rápidamente a las consultas no presenciales”.

A modo de conclusión, López Hernanz ha hablado de la necesidad de “tomar conciencia del valor del médico”. “Debemos exigir respeto profesional, con todo lo que conlleva, sin perder lo ya consolidado. Atención Primaria necesita una inversión adecuada, y diferenciar en positivo los centros rurales”.

Coste emocional

Finalmente, el coste emocional en los profesionales de AP lo ha analizado Montse Esquerda Aresté, presidenta de la Comisión de Deontología del Consejo del Colegios de Médicos de Cataluña. También es directora del Instituto Borja de Bioética (Universidad Ramón Llull).

En su intervención, ha hablado del ‘burn-out’, que ha calificado como “desajuste”. “Debemos plantearnos el contrato social implícito, es decir, lo que la sociedad y las personas esperan de los médicos”. También se ha referido al “contrato social explícito”, que es aquel que recoge las condiciones de ejercicio profesional, contractuales y laborales.

Respecto a la salud mental de los profesionales sanitarios, la pediatra Montse Esquerda ha señalado que “no son necesarios los estudios”. “Al hablar con los compañeros ya notamos su nivel de estrés”, ha dicho.

En todo caso, ha mencionado diversos estudios clínicos, según los cuales, las patologías más comunes son la depresión (28%), la ansiedad (22,5%) y el estrés postraumático (22%). Además, el 3,5% de los profesionales estudiados han tenido ideaciones suicidas activas en los últimos 30 días.