La vuelta al cole ha provocado muchas incertidumbres en todos los sectores. A la inquietud sobre el aumento de los contagios en España y la falta de un protocolo nacional de prevención de riesgos para profesores y alumnos se unía la preocupación de las familias. Especialmente en aquellas en las que ambos padres trabajan fuera de casa. Y es que esto supone un reto añadido si uno de sus hijos debe estar en cuarentena o el centro escolar cierra. Para estos casos se ha planteado solicitar a sus médicos de cabecera la baja médica o incapacidad temporal (IT) para cuidar del menor. Una cuestión que precisa de ciertas aclaraciones por parte de los médicos.

Así, desde el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) se insiste en que la IT es una prescripción derivada de un acto médico y con criterio clínico. “No puede convertirse en un cajón de sastre para solucionar cuestiones sociales y saturar a una Atención Primaria ya casi desbordada. Utilizarla de tal modo devalúa y desvirtúa la verdadera razón de la baja médica”.

Preocupación por la baja médica

En esta línea se han manifestado igualmente otros Colegios de Médicos como el de Bizkaia o el de Valladolid. En opinión de los profesionales “la necesidad de cuidar a un hijo debería atenderse con otro tipo de prestación, por ejemplo, la ya regulada en el RD 1148/2011, para cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave”.  Una cuestión que no debería confundirse con la baja médica.

Igualmente, recuerdan que según los protocolos actuales,  es cuando algún alumno da positivo, cuando las personas que conviven con él están obligadas a llevar a cabo el protocolo determinado para estos casos por ser sus contactos directos.  “Sin positividad virológica, nunca se tratará de una baja médica. Dicha circunstancia deberá articularse y gestionarse a través de un circuito sociolaboral diferente al médico”, concluyen.