El Sindicato Médico de Valencia (CEMS) ha elaborado un  Plan que tiene como finalidad recuperar el salario que tenían los facultativos antes de la crisis económica. Para ello la central médica tiene en cuenta las distintas situaciones de cada C¡comunidad autónoma. En esta línea cree que la reversión de los recortes se tiene que basar en la recuperación de las tablas salariales que estaban vigentes el 31 de mayo de 2010.

“No todos los recortes efectuados en las retribuciones de los profesionales sanitarios se produjeron del mismo modo ni en la misma cuantía en todo el territorio español. Por lo tanto, un verdadero plan de recuperación que pretenda ser eficaz no puede basarse en parámetros nacionales sin tener en cuenta los factores diferenciales de cada comunidad autónoma”, sostienen.

En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, el monto de pérdida acumulada de poder adquisitivo desde el 1 de junio de 2010 se encuentra en torno al 12 por ciento para el personal facultativo (otras categorías profesionales experimentaron pérdidas variables). Esa variabilidad es la que obliga a que la reversión de los recortes no se base en un porcentaje sino en la “recuperación de las tabla salariales vigentes el 31 de mayo de 2010”, subrayan desde CESM.

Reclaman "lo que nos fue expropiado"

Desde el Sindicato Médico de Valencia consideran que tampoco hay que olvidar los recortes de responsabilidad exclusivamente autonómica que, como el 50 por ciento de la carrera profesional en su caso, han sido ya normalizados aunque sin perspectivas de reversión de las pérdidas, a calcular individualmente, entre marzo de 2012 y enero de 2015. "Máxime cuando persiste el control estatal del techo de déficit y una financiación irregular que nos perjudica gravemente”. Aunque en CESM son conscientes de que la recuperación de la pérdida de poder adquisitivo mantenida por efectos del recorte y de la congelación posterior no será posible llevarla a cabo con la rapidez deseada por los facultativos, sin embargo apuntan que no por ello van a dejar de reclamar públicamente “lo que nos fue expropiado. Y a medida que la situación económica vaya mejorando, deberá hacerlo también el salario de los facultativos”.

Para la central, el Plan “supone una deuda del Estado con sus profesionales sanitarios y es necesario para mantener un sistema sanitario de calidad con profesionales motivados e implicados”, ya que sin el esfuerzo extra de los sanitarios durante estos años de crisis “hubiera sido imposible mantener el sistema de calidad y que la ciudadanía haya contado con una buena asistencia”.

Devoluciones por fases

Para llevar a cabo la recuperación del salario previo a la crisis, CESM, que reconoce que un “incremento de esa naturaleza no puede plantearse de golpe, proponen  varias fases que suponen al mismo tiempo prioridades.

Asimismo, para no perder de vista el objetivo fundamental, la primera medida, según indican es “el retorno a las tablas retributivas previas a los recortes es irrenunciable”. Se trata de revertir lo que el Gobierno de Rodríguez Zapatero estableció en 2010 como condición previa de reconciliación de la Administración sanitaria con sus médicos.

En la segunda, tercera y cuarta fase, indican desde la central médica valenciana la recuperación de un tercio del recorte mantenido por la congelación salarial. Y, por último, la recuperación de los efectos de inflación, es decir, un incremento retributivo del 6,5 por ciento tras las actualizaciones anteriores.

En CESM Valencia insisten en señalar que el Plan que ofrecen a la Administración es viable y responde a la necesidad de reactivar la demanda interna y el consumo privado. “Supone además una deuda del Estado con sus profesionales sanitarios. Y resulta necesario si deseamos mantener un sistema sanitario de calidad con profesionales motivados e implicados en el mismo. Somos conscientes, en cualquier caso, de que corresponde al Gobierno de España la iniciativa de eliminar las barreras al incremento retributivo del personal sanitario y de reformar el sistema de financiación autonómica para que ello resulte viable”, remachan.

Perdidas sufridas por los médicos valencianos

Recorte de junio de 2010. En la Comunidad Valenciana los conceptos fijos y periódicos de los médicos disminuyeron en conjunto un 5 por ciento (incluyendo en el cómputo un 18 por ciento de las pagas extraordinarias). Los trienios disminuyeron algo menos. Las guardias, y la carrera profesional se redujeron en un 3,2 aproximadamente así como el complemento específico. La resultante media para un facultativo con Complemento C representó una rebaja retributiva de un 4–5 por ciento, según el grado de Carrera y el número de guardias.  Este recorte ya ejerció sus efectos durante 7 meses (entre junio y diciembre de 2010) anualizando un 2,9 por ciento ese año de pérdida salarial. Después se ha mantenido salvo por la leve subida del 1 por ciento en 2017. Estableceremos el 5 por ciento como cifra de referencia para el conjunto de los médicos.

Congelación salarial.  Hasta el 31 de diciembre de 2017 al total de las retribuciones percibidas desde junio de 2010 hay que restarles el 5 por ciento anual. Así, por ejemplo, para unas retribuciones de 60.000 euros anuales en mayo de 2010: 60.000×7,6 años = 456.000 euros… y el 5 por ciento de esa cifra sería un recorte de 22.800 euros, casi el 40 por ciento de una anualidad previa a los recortes.  Es decir, un 5 por ciento acumulado año tras año que habría que recuperar.

Efectos del IPC. Para 2011 las medidas gubernamentales contemplaban una congelación de todos los conceptos retributivos. Solamente se rompió esa tendencia en el año 2017 en el que la subida establecida para todos los empleados públicos fue de un 1 por ciento. Dado que la inflación registrada en la Comunidad Valenciana desde enero de 2011 hasta diciembre de 2017 es del 7,5 por ciento (por debajo de la media española y con años de inflación incluso negativa) el diferencial existente a fecha de hoy es de 7,5 por ciento-1 por ciento= 6,5 por ciento (poder adquisitivo perdido acumulado por efecto de la inflación).