Los modelos de financiación sanitaria han protagonizado la mesa moderada por Joaquín Estévez, presidente de la Fundación Sedisa, en la segunda jornada del 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria. Los promotores de este encuentro que se celebra en Málaga son la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE).

Modelos de financiación sanitaria

La primera ponencia ha sido la de José Antonio Miranda, director general de Gestión Económica y Servicios del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Las principales ventajas del Sistema Nacional de Salud, en su opinión, son su carácter universal, que es estable y fácil de recaudar y que supone “un efecto redistributivo de la riqueza”. También como aspectos positivos ha apuntado que son los ciudadanos, a través de sus representantes políticos, quienes aprueban el importe de recursos destinados a la Sanidad.

Entre “los inconvenientes”, ha apuntado que el sistema “está muy sujeto al ciclo económico, sobre todo en tiempos de crisis”. Y también depende del cumplimiento de los límites al déficit público marcados por la Unión Europea.

A continuación, José Antonio Miranda se ha centrado en la “optimización de la gestión de los recursos públicos tras el esfuerzo financiero del Gobierno andaluz”.

Modelos innovadores de financiación sanitaria

José Luis Segú, socio director de Oblikue Consulting, ha hablado de las utilidades y las posibilidades de los modelos innovadores de financiación. Su principal propuesta ha sido “el desarrollo de un marco estratégico en el Sistema Nacional de Salud para definir las diferentes opciones”. En este sentido, ha apuntado tres niveles:

  1. Políticas generales que faciliten orientar al SNS a los resultados y al valor, especialmente en el ámbito de la incorporación de la innovación.
  2. Modelos innovadores de precio y financiación. Se debe vincular el precio y el resultado en términos de beneficio clínico, impacto económico o disponibilidad de producto.
  3. Definir las reglas del juego: la incorporación de la innovación debe realizarse con transparencia, sobre todo en cuanto a su precio (multiindicación, combinaciones, etc.). También debe haber “unos criterios claros en las relaciones entre los agentes”.

Según José Luis Segú, en España hay poca evaluación de los resultados, “debido a la confidencialidad”, entre otros motivos. Además, hay pocas, o ninguna, evaluaciones independientes. En definitiva, ha considerado necesario realizar “un esfuerzo contundente de evaluación independiente, de transparencia y de intercambio de la información disponible”.

Los fondos europeos Next Generation

En su intervención, Juan del Llano, director de la Fundación Gaspar Casal, ha mostrado su preocupación por el destino final de los fondos europeos ‘Next Generation’. Ha recordado que una buena parte de este presupuesto irá destinado a la transición ecológica y digital de España. “Hace falta mucha capacidad de gestión, y a veces nos preguntamos si la Administración podrá hacerlo con eficacia. En muchas ocasiones los proyectos incluidos en los presupuestos no se desarrollan, lo cual es bastante penoso”.

En España, el Gobierno central es el encargado de “liderar la gestión del dinero procedente de la UE”, ha remarcado Juan del Llano. “Necesitamos mucho liderazgo, con actitud y, sobre todo, con muchas propuestas. Debemos pensar que vendrán evaluadores de la Unión Europea para examinar esta labor”.

La pandemia ha mostrado “un gran margen de mejora” en el sistema sanitario español. Las Administraciones deben funcionar “como una sola”, deben coordinarse entre sí. Y también es fundamental la colaboración público-privada, ha apuntado el director de la Fundación Gaspar Casal.