Los niños españoles de entre 5 a 11 años pasan una media de 711 horas y 45 minutos conectado al año, cifra que asciende hasta las 1.058 horas y media en el caso de los menores de entre 12 y 17 años, según el estudio ‘Familias hiperconectadas: el nuevo panorama de aprendices y nativos digitales’ de plataforma Qustodio.

Al comparar esas cifras con las horas lectivas a esas edades (792 horas en Primaria y 1.054 en Secundaria), observamos que en Primaria se diferencian en tan solo 80 horas y 15 minutos, pero en Secundaria el número de horas que están conectados al año supera en 4 horas y 30 minutos el tiempo que pasan en el colegio.

Si analizamos este dato a nivel regional vemos que Canarias y Región de Murcia, ambas con 3 horas y 18 minutos de conexión de media son las comunidades en la que los niños pasan más horas conectados. En el extremo opuesto se encuentran: Cantabria, con un 1 hora y 36 minutos, y La Rioja (1 hora y 54 minutos), ambas por debajo de la media nacional.

Adicción también entre los adultos

Los niños no son los únicos adictos a las nuevas tecnologías, también lo son sus padres. Así, un 38 por ciento de los padres españoles admite su adicción al móvil, un porcentaje más alto que el de los estadounidenses y británicos, ambos con un 36 por ciento. Además, aseguran pasar al día una media de 3,2 horas conectados. Y la media de teléfonos móviles en las casas es ya de 3, una cifra que en uno de cada 10 hogares españoles aumenta hasta 5 o más.

“Hay que huir del prohibir, ya que la tecnología no tiene nada de malo, al contrario, pero un mal uso de ella por desconocimiento puede ser perjudicial sobre todo para los más pequeños”, ha señalado Eduardo Cruz, co-fundador de Qustodio.