El aneurisma aórtico abdominal (AAA) es una enfermedad que se caracteriza por la dilatación de la aorta abdominal. Se trata de una patología asintomática y difícil de diagnosticar a tiempo. Por ello, puede avanzar hasta la rotura de la arteria, un evento fatal en la mayoría de los casos. Ahora, un nuevo estudio apunta a la respuesta inmunitaria frente al HDL-MDA como mecanismo patogénico en la progresión de la enfermedad. Este trabajo cuenta con la participación de investigadores del CIBERDEM en el IIB Sant Pau.

El AAA generalmente se caracteriza por la acumulación de colesterol y células inmunitarias en la pared aórtica. Estas desencadenan una respuesta inmune-inflamatoria. Por ello, las HDL juegan un papel clave al prevenir esta acumulación de colesterol en células inmunitarias (principalmente macrófagos) en la pared arterial.

Este nuevo trabajo puso el foco en investigar la presencia de los anticuerpos anti-HDL-MDA en pacientes con AAA. Para ello, se analizaron los niveles circulantes de anticuerpos dirigidos frente a las HDL-MDA (anti-HDL-MDA) en plasma y tejidos. Todo ello tanto en pacientes diagnosticados de AAA y controles sanos, como en modelos preclínicos de la enfermedad.

Anticuerpos anti-HDL-MDA

El estudio demostró que la oxidación de las HDL conllevó la pérdida de la capacidad de las HDL de prevenir la dilatación aórtica en ratones. En concreto, mediante mecanismos relacionados con la respuesta inflamatoria. Además, los autores detectaron la presencia de anticuerpos anti-HDL-MDA en la sangre de ratones inyectados con HDL-MDA. También en la aorta de pacientes con AAA. Todo ello sugiere una respuesta inmunitaria frente a las HDL-MDA como uno de los mecanismos de progresión de esta enfermedad.

Ante estos resultados, los investigadores sugieren que los niveles de anticuerpos anti-HDL-MDA podrían ser un biomarcador para diagnóstico y pronóstico de esta patología vascular.

José Luis Martín Ventura, investigador del CIBERCV en el Instituto de Investigación Sanitaria Jiménez Díaz, afirma que “la presencia de estos anticuerpos proporciona pistas adicionales para comprender los mecanismos que subyacen a la formación del aneurisma, lo que podría conllevar una mejora en el tratamiento clínico”.