El gasto sanitario medio por paciente del área ‘Endocrino, nutricional y metabólico’ casi se ha duplicado en los últimos años. Existen diversos factores que han causado este aumento de la partida económica sanitaria, según los médicos autores de este artículo:

  1. Ha aumentado la sensibilización del médico de Familia y ha mejorado su criterio en el cribado y diagnóstico precoz para evitar complicaciones tanto macro como microvasculares. El gasto aumenta al empezar a tratar a pacientes incluso en fase prediabética cuando son obesos.
  2. Los nuevos antidiabéticos orales que se manejan son mucho más caros que las obsoletas sulfonilureas que se usaban con el consiguiente peligro de hipoglucemias. En los pacientes ancianos y frágiles no son nada seguros. Se opta por el arsenal más seguro y efectivo con menos efectos secundarios. El precio también marca la diferencia, son mucho más caros que las SU y disparan el gasto medio por paciente diabético.
  3. La gran adaptabilidad del tratamiento en la diabetes, según las características del paciente, pautando doble y triple terapia para llegar a cifras objetivo para disminuir FRCV y eventos cardiovasculares siguiendo las guías de las sociedades científicas. Todo ello hace que el gasto se duplique.
  4. La vida media del paciente aumenta y con ello también su tratamiento crónico y su gasto sanitario.

Aumento de la incidencia de diabetes

En los últimos 20 años se ha apreciado un evidente incremento de la incidencia de la diabetes tipo 2, no así de tipo 1. La tipo 2 o resistencia a la insulina aparece en pacientes más jóvenes por la genética y los condicionantes ambientales en los que se vive en la actualidad. El síndrome metabólico establecido, con mayor frecuencia de HTA esencial anterior y antecedentes familiares inducen al desarrollo de la enfermedad, son personas de ambos sexos, de mediana edad por encima de los 45 años, con IMC elevado en muchos casos por encima de 30 Kg/m2, sedentarios de clase media o media alta. Por ello, hoy se diagnostica con más prontitud la enfermedad. Sí ha aumentado la incidencia de la diabetes relacionada con la búsqueda activa de los nuevos casos. Son pacientes con sobrepeso y obesidad, con malos hábitos de salud y con otros factores de riesgo relacionados.

Tratamientos coste-efectivos

Los nuevos fármacos suponen un avance para el buen control del paciente diabético, tienen menos riesgos, mejor tolerancia y benefician otros factores asociados a la diabetes. Los pacientes se encuentran mejor, lo que favorece la adherencia al tratamiento. La diabetes es una enfermedad cuyo control en fases iniciales mejora la evolución y evita las complicaciones, que son en realidad las que más repercuten en el gasto global.

Presión hacia el profesional sanitario

Los médicos se cuestionan si el incremento del control del gasto sanitario supone un aumento de presión hacia el profesional a la hora de prescribir un fármaco u otro. Sin duda, el hecho de que el paciente esté más controlado implica que se ahorren costes en ingresos o crisis agudas. Los ingresos tanto por cetoacidosis diabética como por las complicaciones micro y macrovasculares de la propia diabetes son menores. En un paciente bien controlado y al que se ha detectado la diabetes de forma precoz, la posibilidad de que tenga un ictus, un infarto agudo de miocardio, una insuficiencia renal avanzada, una ceguera o la amputación de una extremidad es significativamente menor a la de un paciente mal controlado.

A día de hoy, el profesional sanitario sufre una gran presión por parte de la Administración a la hora de prescribir un fármaco u otro, según aseguran los autores de este artículo. A pesar de ello, los médicos tienen como principal objetivo tratar al paciente del mejor modo posible, y le recetan la opción terapéutica que consideran más adecuada, independientemente del precio de la misma. Así, se logrará un ahorro tanto para el paciente como para el sistema sociosanitario en forma de mejora de la calidad de vida, disminución de complicaciones y reducción del número de ingresos hospitalarios.

La prevención reduce costes

El primer objetivo para reducir el incremento del gasto sanitario relacionado con los pacientes diabéticos es la prevención de la enfermedad desde las edades más tempranas y la continuación de la misma a lo largo de toda la vida. Dicha prevención se basa en la educación sanitaria en relación con la abstinencia del consumo de productos tóxicos como el tabaco y el alcohol, la adquisición de la dieta mediterránea como la norma en todos los hogares, así como evitar los productos precocinados, fritos y alimentos ricos en grasas y azúcares refinados. Además, es necesario intensificar la práctica de ejercicio moderado en toda la población, desde la edad infantil.

Han participado en la elaboración de este artículo Concepción Martínez (MG), Pilar Villanueva (MG), Cecilia Ruiz (MG), Isabel Matilla (MG), Fernando Albiñana (MG), Teresa Paradis (MG), Salvador Comes (MG), Salvador García Ferrando (MG), Josefina Garcerán (MG), Rosa Abad Laguia, Gloria Catalán Adivinación, Carmen Gallardo Ganuza, Fernando Grimal Aliacar, Ismael Soguero García, María Teresa Vicente Aldea, Lourdes Clemente Jiménez (Atención Primaria), Olga López Abad (Atención Primaria), Elena Asso Otal (Atención Primaria), José Antonio Bernad Jimeno (Atención Primaria), Laura Jericó Clavería (Atención Primaria), Ana Jiménez Clavería (Atención Primaria), Ana Jiménez Marcen (Atención Primaria).