Los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) es un término que se emplea para describir y clasificar una serie de síntomas frecuentes en el varón que se manifestaban y se relacionaban con distintas patologías, sobre todo del tracto urinario inferior. En la actualidad, “el tracto urinario inferior es considerado una unidad y es conocida la importancia de la vejiga en la aparición de los STUI, donde clásicamente se atribuían a la próstata”, comenta Antonio Alcántara Montero, de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

La Atención Primaria constituye el primer nivel de acceso del ciudadano a la asistencia sanitaria. La AP no es solo la puerta de entrada del Sistema Sanitario, sino también el ámbito que integra la atención preventiva, la curativa y la rehabilitadora. Por ello, un paciente con STUI suele consultar en primer lugar al médico de Atención Primaria, el cual tiene herramientas suficientes para hacer un adecuado diagnóstico, así como prescribir un tratamiento que mejore la calidad de vida de estos pacientes. En algunas ocasiones, será necesario derivar estos pacientes a la Atención Especializada, unas veces tras la valoración diagnóstica inicial y otras  durante el tratamiento y seguimiento.

A la hora de conocer los STUI hay que tener en cuenta la clasificación que ha hecho la International Continence Society (ICS), en su documento de consenso sobre terminología de los STUI, que los divide en tres grupos: síntomas de llenado, de vaciado y posmiccionales. Entre los primeros está la urgencia, nocturia, frecuencia miccional aumentada e incontinencia urinaria de urgencia. En los de vaciado hay que considerar el chorro débil, micción en regadera, chorro intermitente, retardo, esfuerzo miccional y goteo miccional. Y entre los últimos se encuentran la sensación de vaciado incompleto y goteo posmiccional.

Forma de presentación

Los STUI aparecen frecuentemente en combinación, incrementando así la molestia sintomática del paciente. Más de la mitad de los varones refiere STUI de más de un grupo sintomático, incluyendo síntomas de llenado, de vaciado y postmiccionales. “Los STUI de llenado, especialmente la urgencia miccional, son los más molestos y tienen un impacto considerable en la calidad de vida de los pacientes”, comenta el especialista.

Dentro de los STUI puede haber alguna patología subyacente, y la hiperplasia benigna de próstata (HBP) es la patología del varón que más se asocia a los STUI. De todas formas, “no siempre la causa de los STUI en los varones es la HBP. Existen otras patologías del tracto urinario, cardiacas y metabólicas que pueden manifestarse con síntomas parecidos, por lo que la complejidad de los STUI obliga a un diagnóstico detallado en el varón para planear la mejor estrategia terapéutica.

Edad de aparición

La prevalencia de los STUI moderados-graves se estima en torno al 20 por ciento en varones entre 50 y 59 años, y alcanza el 45 por ciento en aquellos de más de 70 años de edad. Sin embargo, globalmente, solo un 19 por ciento solicita asistencia sanitaria y un 10,2 por ciento recibe tratamiento médico.

Actualmente, según Alcántara, los objetivos principales del tratamiento de un paciente con STUI son aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida, así como prevenir la progresión de la enfermedad clínica y el desarrollo de complicaciones. Por eso, es fundamental realizar un diagnóstico y tratamiento adecuado precoz en estos pacientes.

De esta forma, debemos valorar el tratamiento cuando los varones presenten STUI molestos o que afecten a su calidad de vida. Las opciones de manejo de los STUI disponibles en la actualidad incluyen vigilancia expectante y cambios activos de estilo de vida con supervisión clínica periódica, tratamiento farmacológico y  tratamiento quirúrgico.