El sexo, la edad y la gravedad de la enfermedad pueden ser útiles para identificar a los supervivientes de COVID-19 que probablemente tengan altos niveles de anticuerpos que puedan proteger contra la enfermedad, según un nuevo estudio codirigido por investigadores de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Johns Hopkins (Estados Unidos).

Los hallazgos, publicados en la revista ‘Journal of Clinical Investigation’, sugieren que los hombres mayores que se han recuperado de COVID-19 después de haber sido hospitalizados son fuertes candidatos para donar plasma para el tratamiento de pacientes con COVID-19. Los médicos han estado usando infusiones de plasma (la parte de la sangre que contiene anticuerpos) de pacientes recuperados de COVID-19 para tratar a los pacientes y también como una posible profilaxis para prevenir la enfermedad.

Los médicos han utilizado plasma de convalecientes para tratar a los pacientes o inmunizar a las personas con alto riesgo de exposición al virus durante los brotes de sarampión, paperas, poliomielitis, Ébola e incluso la gripe pandémica de 1918. Se están realizando ensayos clínicos del tratamiento con plasma de convalecientes contra COVID-19, y hasta ahora los médicos no han recibido orientación para seleccionar a los supervivientes que tienen más probabilidades de tener respuestas fuertes a los anticuerpos.

Factores para seleccionar los donantes

“Proponemos que el sexo, la edad y la gravedad de la enfermedad se utilicen para guiar la selección de donantes para los estudios de transferencia de plasma para convalecientes porque encontramos que estas eran características significativas de los pacientes que no sólo predecían la cantidad de anticuerpos sino también la calidad de ese anticuerpo”, señala el autor principal de este estudio, Sabra Klein.

Para su estudio, los investigadores analizaron la sangre de 126 supervivientes de COVID-19 y encontraron una alta variabilidad en sus niveles de anticuerpos y en la capacidad para neutralizar el coronavirus causante de COVID-19, el SARS-CoV-2. Tres factores se asociaron con respuestas de anticuerpos más fuertes: haber estado lo suficientemente enfermo como para ser hospitalizado, ser mayor y ser hombre.

Los estudios iniciales de pacientes recuperados han revelado una variabilidad significativa en sus respuestas de anticuerpos al virus, ya que algunos supervivientes tienen respuestas muy débiles que casi con toda seguridad serían ineficaces para ayudar a los nuevos pacientes. Los investigadores del nuevo estudio buscaron factores que pudieran ayudar a explicar parte de esa variabilidad y guiar a los médicos hacia los pacientes con más probabilidades de tener altos niveles de anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2.

Los investigadores examinaron muestras de plasma de los 126 pacientes recuperados mediante varias pruebas, como de la capacidad del plasma en cultivos celulares para neutralizar la infección de célula a célula con SARS-CoV-2, así como pruebas de niveles de anticuerpos contra la proteína de punta del coronavirus, la que cubre la superficie de las partículas del coronavirus y permite que el virus se adhiera e infiltre en las células humanas.

De acuerdo con varios estudios previos, los investigadores encontraron una considerable variabilidad entre los sujetos en sus niveles de anticuerpos contra la proteína punta y en la potencia de neutralización del coronavirus en plasma. Pero en promedio, el plasma de los supervivientes que habían sido hospitalizados con COVID-19 tenía más anticuerpos contra la proteína punta y neutralizaba el virus de manera más eficaz, lo que sugiere que la gravedad de la enfermedad provoca una respuesta inmunológica más fuerte.

La edad avanzada y el sexo masculino, que según estudios anteriores realizados tanto en China como en Europa están asociados con una COVID-19 más grave, también se asociaron con respuestas de anticuerpos más fuertes, aunque estos vínculos fueron más débiles que en el caso de la hospitalización.

Como parte de su estudio, los investigadores también probaron a los participantes del estudio con kits de prueba comerciales y encontraron que los pacientes recuperados de COVID-19 que tienen fuertes respuestas de anticuerpos neutralizantes también tienen muchas probabilidades de tener altos niveles de anticuerpos anti-coronavirus. Esto sugiere que este tipo de kit de prueba, que es relativamente barato, podría ser una buena herramienta para identificar a los donantes de plasma adecuados para los ensayos clínicos y los tratamientos.