La fundación internacional de pacientes con artrosis (OAFI) ha difundido un manifiesto en el que explica los peligros que tendría la desfinanciación de los fármacos SYSADOAs. Este documento ha sido también referenciado por AECOSAR, AGP, Conartritis, el Foro Español de Pacientes y LRG. Tal y como explican en el mismo, los fármacos SYSADOA están  aprobados por la AEMPS por su eficacia y seguridad. Su desfinanciación, según explican, aumentaría el consumo de analgésicos, AINEs y opiáceos, con el consiguiente aumento de efectos adversos.

La decisión del Ministerio de Sanidad fue anunciada el pasado enero. La misma se basaba en la existencia de una “evidencia científica controvertida” sobre la utilización de los fármacos SYSADOAs para pacientes con artrosis. Todo ello teniendo en cuenta que las guías internacionales más relevantes no los recomiendan.

Asimismo, se explicaba que la decisión no suponía que los fármacos SYSADOAs desaparecieran de las farmacias, sino que no estarían financiados por el SNS.

Desde OAFI insisten en que si no se rectifica esta desfinanciación, el recorte planteado acabaría generando un gran incremento del gasto sanitario por el empeoramiento de los pacientes.

Los fármacos SYSADOAs para la artrosis

En España, ya hay 7 millones de personas con artrosis y se espera que siga creciendo debido al aumento de la esperanza de vida. La artrosis supone un gasto sanitario de 4.738 millones de euros de coste medio anual para el sistema sanitario español. Todo ello teniendo en cuenta que más del 50 por ciento de la población mayor de 65 años presenta algún tipo de artrosis. La artrosis, además, tiene especialmente prevalencia en la mujer, siendo una enfermedad de género.

Por ello, OAFI expone que la desfinanciación de los fármacos SYSADOAs supondrá que muchas mujeres y muchos mayores tendrán un mayor deterioro por las limitaciones a causa de la artrosis y de las comorbilidades asociadas. Algunas de estas comorbilidades son las enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, isquemia coronaria, infarto), hepáticas, renales, gastrointestinales, entre otras.

Por último, recuerdan el empobrecimiento que la crisis de la COVID-19 ha generado en las economías familiares. Así, las Asociaciones firmantes piden al ministro de Sanidad que muestre su sensibilidad y archive definitivamente el expediente de desfinanciación.