Ante el aumento de contagios en algunas comunidades, vuelve a preocupar la morbimortalidad del coronavirus en las personas más vulnerables. Es el caso de los pacientes con enfermedades crónica. Es por ello que la Plataforma de Organizaciones de Pacientes insiste en que “no hemos percibido cambios estructurales suficientes para proteger a las personas de riesgo”. Por ello, proponen una serie de acciones que “se necesitan llevar a cabo en muy corto plazo de tiempo, si no queremos volver a algunos de los peores escenarios vividos meses atrás”. Todo para proteger a los enfermos crónicos ante un posible empeoramiento de la situación.

Recuerdan que, en abril, pusieron en marcha el ‘Estudio del impacto de la Covid-19 en las personas con enfermedad crónica‘. Este informe que arroja datos sobre la consecuencia directa de la gestión de la pandemia. Como ejemplo, citan la cancelación de las terapias de rehabilitación en un 41,4 por ciento, o del 69 por ciento de las consultas. Por otra parte, el estudio refleja que un 22 por ciento de los pacientes afirmaron aguantar “lo que pudieron” para no acudir a los centros sanitarios por miedo al contagio.

Medidas para proteger a los enfermos crónicos

“Esta información pone de relevancia que la situación vivida ha empeorado el estado de salud de muchas personas con enfermedad crónica”, afirman desde POP. “Si seguimos así, sin ofrecer un plan de atención seguro, las consecuencias para las personas con una enfermedad crónicas o síntomas cronificados serán devastadoras”.

En cuanto a la batería de propuestas para proteger a los enfermos crónicos, destacan entre las mismas la dispensación a domicilio. Según la POP, ha resultado muy beneficiosa para muchos pacientes. Por ello, se deben establecer criterios que nos permitan poder seguir manteniendo este servicio para aquellas personas que lo necesiten. No olvidan, potenciar y dotar de los recursos necesarios a la Atención Primaria y comunitaria dando respuesta a las necesidades complejas de las personas con enfermedades crónicas.

También insisten en otras cuestiones como un plan de vacunación que priorice a las personas de riesgo. Igualmente, el regular e impulsar el teletrabajo para las personas con enfermedad crónica.