Pedro Sánchez, mantuvo este fin de semana en Sevilla un encuentro con asociaciones de lucha contra el cáncer a las que ha trasladado el compromiso del Ejecutivo para implantar de inmediato, con el fin de que esté en vigor en junio, el derecho al olvido oncológico. Este nuevo derecho beneficiará a todas las personas que hayan finalizado un tratamiento oncológico cinco años antes de la fecha de suscripción del contrato, sin recaída posterior.

Se llevará a cabo mediante la modificación del Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, y de la Ley del Contrato de Seguro, algo que "va a ser realidad en junio", que será cuando termine la tramitación parlamentaria de esta reforma.

Reacciones al derecho al olvido oncológico

Ante este anuncio, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)  ha querido mostrar su satisfacción. "Con esta medida, tan importante como necesaria, España se pone a la vanguardia de Europa siguiendo la estela de países como Francia, Bélgica, Países Bajos, Portugal, Italia y Rumanía", ha celebrado la AECC en un comunicado.

En concreto, ha subrayado que con ella los pacientes "van a contar con un marco normativo que evite que se sientan obligados a informar sobre su historial de cáncer al solicitar un seguro para contratar productos o servicios financieros y que puedan acceder a los mismos". En este sentido, la AECC ha recordado que se estima que en España hay más de 2,2 millones de personas a las que se les ha diagnosticado un cáncer a lo largo de su vida, en la que, ha avisado, "el derecho al olvido oncológico no es el único problema al que se enfrentan".

Por ello, ha reclamado que se facilite la reinserción laboral del paciente de cáncer "incentivando fiscalmente a las empresas que faciliten la vuelta al trabajo, permanencia o acceso a un puesto de trabajo de las personas con cáncer". Asimismo, ha pedido que se ayude a la conciliación y flexibilidad laboral de los cuidadores de pacientes oncológicos, especialmente aquellos que se encuentren en el final de la vida.