El pasado 25 de mayo se conmemoró el Día Mundial de la Glándula Tiroides. Con la intención de hacer concienciación sobre los padecimientos de la misma, la Asociación de Pacientes Cáncer de tiroides AMeCAT invitó a los doctores Sigfrido Miracle López, jefe de Endocrinología del Hospital Ángeles de las Lomas, y al doctor Luis Gerónimo García Torres, cirujano oncólogo de cabeza y cuello, para ayudar a concienciar y orientar a sus pacientes.

El evento fue enfocado a cáncer de tiroides en el que ambos especialistas coincidieron en que el trabajo debe ser llevado de manera multidisciplinaria, pues la detección, el tratamiento y el seguimiento dependerán de las necesidades y reacciones de cada paciente.

El endocrinólogo juega un papel clínico y no tiene la capacitación para hacer una remoción del tumor encontrado, sin embargo, sí puede hacer las pruebas de biopsia para asegurar si un tumor es benigno o maligno y si es necesario recurrir a la cirugía o puede realizarse una ablación, lo que depende también del tamaño y clasificación.

En los casos quirúrgicos, al retirarse el nódulo o tumor, se le hacen pruebas para saber qué seguimiento necesita el paciente y cuál es la probabilidad de reincidencia a futuro, de esto depende recomendar quimioterapias, radioterapias o yodo radiactivo.

Afortunadamente el cáncer suele detectarse a tiempo, es decir, con un diámetro menor a tres centímetros, lo que facilita la operación. Las únicas contraindicaciones para tratar de manera quirúrgica serían algunas comorbilidades que pongan en riesgo su salud.

Los especialistas coincidieron en que no hay síntomas claros de este tipo de cáncer y cuando son notorios, es porque el cáncer está en un estadío avanzado y es observable la aparición del tumor en la zona del cuello y puede aparecer en un solo lado de la glándula o en ambos.

Los pacientes que participaron en el evento comentaron que hace falta una guía para el paciente, ya que en ocasiones los médicos no proporcionan la información adecuada por no ser especialistas y en sus testimonios aseguran haber tenido una pérdida parcial de la voz después de la cirugía.

La falta de medicamento en algunas instituciones de salud es un tema preocupante ya que la única institución que tienen un tratamiento coadyuvante posterior a la cirugía es el ISSSTE, medicamento que ayuda a disminuir los síntomas hormonales que pueden llegar hasta el hipotiroidismo. Mientras que los otros pacientes deben soportar los síntomas o comprar el costoso tratamiento.

El cirujano Luis Jerónimo afirmó que hace años a los pacientes se les trataba de manera especial después del procedimiento, hoy en día la cirugía incentiva al paciente a reintegrarse a su estilo de vida lo antes posible, de acuerdo a sus posibilidades, en estadíos tempranos el paciente puede llegar a tener una sobrevida de 20 años o más con un control adecuado de su condición tiroidea.