La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y la Asociación Española de Pediatría (AEP) han emitido un comunicado para alertar de la situación que sufrirán los menores en la Guerra de Ucrania. En el mismo, recuerdan que la invasión militar provocará una importantísima repercusión sobre la salud física y psíquica de la población afectada en general. Aunque preocupa especialmente las repercusiones de la población infanto-juvenil. Los menores, por su gran vulnerabilidad, sufrirán de una forma muy importante las consecuencias de estas acciones. Todo ello conllevará lesiones a todos los niveles, a corto, medio y largo plazo. Así lo demuestra la experiencia de pasados conflictos bélicos.

De esta forma, han querido manifestarse como grupo preocupado por los determinantes de la salud y los aspectos sociales. No obstante, estos van mucho más allá de la mera asistencia sanitaria. Es por ello, que piden detener el conflicto.

Menores en la Guerra de Ucrania

Analizando la posible situación que atravesarán los menores en la Guerra de Ucrania, insisten en que la guerra solo sirve para empobrecer a los pueblos y generar resentimiento. Este odio perdurará durante generaciones, marcadas inexorablemente por estos hechos. Las consecuencias, tanto por la pérdida de vidas humanas irrecuperables como por el daño físico y psicológico causado, serán irreparables en el presente y el futuro.

Las sociedades insisten en que Europa debe ser una referencia para el mundo de diálogo y cooperación entre los pueblos que la componen. “Por todo ello, hacemos un llamamiento para que se detenga de forma inmediata esta guerra, inadmisible en cualquier parte del mundo. La guerra nunca es la solución, sino el inicio de mayores problemas de muy difícil control”, concluyen.