Los pediatras se han unido con el objetivo de conseguir que las administraciones garanticen el derecho de todos los niños, niñas y adolescentes a tener un médico especialista en Pediatría en los centros de salud, y por lo tanto, un mismo modelo de asistencia infantil. Para ello la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria (AEPap) y la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP)  han puesto en marcha la campaña “Confianza”, que se ha centrado, entre otras cuestiones, en la recogida de más de más de 215.000 que esperan ayude a visibilizar este problema social, y que se han entregado en el Ministerio de Sanidad.

Las mismas van acompañadas por una carta dirigida a la ministra María Luisa Carcedo, en la que ambas sociedades expresan que “nuestro país dispone de uno de los mejores sistemas sanitarios públicos del mundo, con una excelente Atención Primaria. Sin embargo, desde hace años faltan pediatras en los centros de salud y el modelo de asistencia infantil español actual está en grave peligro de extinción”.

De hecho, de acuerdo con ambas sociedades, los pediatras de Primaria llevan más de 15 años denunciando la situación de su especialidad en España sin ver soluciones eficaces. De hecho, los especialistas ya han constatado que hay centros de salud sin pediatra, donde no se atiende a los niños y, en ocasiones, son remitidos directamente a urgencias al hospital, aunque no se trate de una situación de urgencia.

Medidas urgentes

Más allá de visibilizar el problema, el objetivo de ambas organizaciones es que la Administración ponga en marcha medidas al respecto, para salvar el actual modelo de asistencia infantil. Para ello han expuesto una serie de propuestas de mejora que pasan por aumentar el número de plazas MIR para esta especialidad y planificar el recambio generacional. Algo esencial, ya que de acuerdo con la Encuesta sobre la situación del Médico de Atención Primaria, elaborada por la Organización Médica Colegial (OMC), en el año 2016, sólo un 33 por ciento de los pediatras de AP eran menores de 45 años, por lo que se estima que se necesitará una media de 240 pediatras nuevos cada año para cubrir las jubilaciones de esta década.

Asimismo, recuerdan que la oferta de plazas para el MIR 2018/2019 de la especialidad de Pediatría y Áreas específicas ha pasado de 423 en 2017 a 433 en 2018, sólo se han incrementado 10 plazas más (apenas un 2,3 por ciento de las plazas), claramente insuficiente pese a las promesas recibidas. Y la capacidad de formación de nuevos pediatras ha disminuido en 10 plazas en todo el territorio nacional.

Los pediatras también proponen medidas encaminadas a que los estudiantes de Medicina y residentes de Pediatría conozcan la AP, como aumentar de forma obligatoria la rotación de los residentes de Pediatría por AP de seis meses a un año, así como incentivar y promover las rotaciones de todos los estudiantes de Medicina en estas consultas.

Asimismo, ambas sociedades científicas apuestan por incrementar la visibilidad, creando la figura del Coordinador de Pediatría, con pediatras de AP que colaborarían con las gerencias en la organización de la asistencia infantil. También, incrementar la presencia de pediatras de Primaria como profesores de universidad.