En el curso “Retos de la Calidad Asistencial en los Pacientes Oftalmológicos”, celebrado con la colaboración de Allergan, an AbbVie company, se ha puesto de manifiesto la situación asistencial actual que viven los servicios de Oftalmología a nivel nacional. En la actualidad estos servicios son los segundos con mayor saturación del Sistema Nacional de Salud en cuanto a consultas. Asimismo, son los terceros con mayor saturación en atención quirúrgica.

“Tras traumatología, los servicios de Oftalmología son los segundos con mayor saturación en todo el país. Por ello es necesario poner en marcha medidas de eficiencia.” comentó el Profesor José García-Arumí, presidente de la Sociedad Española de Retina y Vítreo (SERV).

Situación de los servicios de Oftalmología

Actualmente, el 61 por ciento de los pacientes que piden una consulta con oftalmología han sido citados con un retraso de más de 60 días. No obstante, tanto la lista de espera en las consultas con el oftalmólogo como la atención quirúrgica han sufrido drásticos retrasos. Todo a causa de la saturación de los servicios asistenciales debido a la pandemia del Covid-19.

En Cataluña, los servicios de Oftalmología cuentan con una lista de espera para recibir una intervención quirúrgica ocular de 163 días, una cifra próxima a la media española que suponen 160 días de espera Se trata de un problema acuciante. No obstante, en España, 1 millón de personas padecen algún tipo de discapacidad visual. Alrededor de 70 mil de ellas presentan ceguera.

En este contexto, nace OFTEX, un proyecto de AbbVie. Se trata de una iniciativa estratégica de salud que ayudará a mejorar la calidad asistencial de los pacientes oftalmológicos en España. Un plan estratégico que dará respuesta a distintas necesidades gracias a dos enfoques diferentes (OFTEX Prevención y OFTEX Calidad Asistencial).

En concreto, esta estrategia se basa en la aplicación de medidas en cuanto a prevención para incrementar el número de diagnósticos precoces y en materia de calidad asistencial. Todo con el fin de aumentar la calidad de vida de los pacientes a través de la reorganización de la atención sanitaria.