La noticia de que el gobierno de Cristina Cifuentes invertirá 1.000 millones de euros para mejorar las infraestructuras del SERMAS ha sido bien recibida por los sindicatos, pero estos han querido recordar que no es una solución suficiente. En primer lugar, porque la reforma afectará solo a los hospitales, pero se olvida de los centros de salud de Atención Primaria.

De esta forma, CC.OO, SATSE y UGT han querido señalar que si bien el plan de inversiones para mejorar los hospitales públicos es necesario, para que las actuaciones sean inmediatas, reclaman que se acorten plazos, además de exigir que se definan partidas presupuestarias concretas en los presupuestos y que se potencie también el mantenimiento  de las  infraestructuras de los centros de salud.

En este sentido, desde SATSE se ha insistido en que se apruebe una partida económica similar para los centros de salud para que se “conviertan, realmente, en la puerta de entrada al sistema sanitario madrileño y sirvan, además, para descongestionar los Servicios de Urgencias”.

Por su parte, desde UGT se han mostrado escépticos respecto al cumplimiento de estos planes de inversión hasta que no se concreten en los presupuestos de la Comunidad de Madrid.

Cambios a largo plazo

Cabe recordar que el plan de Cifuentes pretende que este plan de inversiones tenga una duración de 10 años, por lo que a este respecto, Rosa Cuadrado, secretaria general de la Federación Sanidad de CC.OO, ha indicado que “bienvenido sea ese plan” pero que pautarlo en diez años no responde a la “necesidad de inversión casi inmediata” que requieren los centros sanitarios, que llevan una década en un “estado lamentable”.

En este sentido, y tras un periodo de "desinversión" en el mantenimiento  de las infraestructuras de hospitales en la región, y con incidencias "casi diarias", la representante de CC.OO opina que el plan debe efectuarse de forma mayoritaria en dos o tres ejercicios.

Desde UGT también han insistido en que hay que tener en cuenta que en diez años puede haber cambios,  “no se sabe quién va a gobernar dentro de año y medio”, matizaba Julián Ordóñez. Por eso, para evitar incertidumbre, se ha defendido que es necesario que el plan de actuaciones sea mucho más corto.