El Ministerio de Sanidad realiza los protocolos de los equipos de protección individual (EPI) “en función del material disponible en cada momento, con una tendencia a disminuir la protección de los profesionales”, según han denunciado la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), en un análisis de la última Guía de actuación frente al Covid-19 publicada el pasado 31 de marzo de 2020 por el departamento que dirige Salvador Illa.

En concreto, los sindicatos se refieren a las expresiones “si no hay suficientes” y “ropa de protección y guantes para agentes químicos cuando no la hay para agentes biológicos”, incluidas en una serie de indicaciones de los dos últimos protocolos de procedimiento de actuación para los servicios de prevención de Riesgos Laborales, de fecha 26 y 30 de marzo.

Este sindicato ha hecho una comparativa de las Guías de actuación frente a Covid-19 en los profesionales sanitarios y sociosanitarios de fecha 31 de marzo, con el procedimiento de actuación frente a Covid-19 para pacientes de la misma fecha, y ha observado que “la diferencia de criterios es llamativa y, quizás, no lícita”.

En su explicación, CESM ha señalado la indicación de que en ‘personal no sanitario’ el manejo de contacto estrecho sin EPI con caso posible, probable o confirmado se propone 14 días de aislamiento con la prueba PCR (reacción en cadena de la polimerasa) a los 7 días. En caso de negativa, se incorpora a trabajar. “Evidentemente, son de bajo riesgo, porque estos profesionales nunca hacen actuaciones de alto riesgo como los sanitarios. En el mismo caso, de contacto estrecho sin EPI, en personal sanitario, también de bajo riesgo, se realiza actividad normal y vigilancia pasiva de síntomas”.

Posible falso negativo

Aparte del empleo de los EPI, otro punto de la guía se refiere al manejo de cuadro respiratorio leve con realización de PCR a los 7 días, si es negativa y asintomático, se da de alta con mascarilla quirúrgica y abstención de atender a inmunodeprimidos. En este sentido, CESM se pregunta si no debe estar claro que “no sea vector” y que pueda ser un falso negativo. “No lo consideramos recomendable desde el punto de vista de responsabilidad civil del profesional”. El sindicato ha apuntado también que la Guía no dice nada respecto a si el profesional que sigue con síntomas mantiene la baja laboral. En este aspecto, el Foro de la Profesión Médica ha solicitado la no reincorporación al trabajo del personal sanitario hasta no tener una PCR negativa.

En cuanto a los PCR, el sindicato médico ha comentado que “no está claro cuál es el criterio de hacer o no hacer” esta prueba. “Se supone que depende del servicio de prevención, pero no está claramente explicitado. En este sentido, nos preguntamos qué es lo que ha pasado con las PCR realizadas cuyo resultado nunca llega”. Por ello, se cuestiona la posibilidad de que “dejarlo tan abierto” se deba a que hay PCR cuyo resultado no se conocen. Asimismo, CESM ha solicitado que se haga siempre el PCR a todos, sintomáticos y asintomáticos sin ingreso a los 7 días de aislamiento en domicilio.

Alta del personal sanitario

Las guías publicadas por el Ministerio de Sanidad indican también que aquellos casos graves que han requerido hospitalización, si al alta la PCR es negativa, se incorporan a su trabajo. CESM ha cuestionado este punto, ya que entiende que debe depender “del criterio clínico del médico de Familia que debe valorar el momento idóneo para que el ‘paciente sanitario’ se incorpore a su puesto de trabajo”. En opinión del sindicato, “El alta de un paciente no depende solo de una prueba diagnóstica, y no debe estar relacionada con la necesidad de profesionales”. Igualmente, ha cuestionado el alta por la desaparición de síntomas en profesionales ingresados sin conocer el resultado de PCR.

CC. OO. exige la modificación

En la misma línea que los sindicatos médicos, Comisiones Obreras (CC. OO.) ha exigido al Ministerio de Sanidad “la modificación inmediata de la Guía Técnica de actuación frente al Covid-19 para los profesionales sanitarios y sociosanitarios, en relación a la estrategia elegida para el alta del caso y su reincorporación al puesto de trabajo. Este sindicato considera que no es posible utilizar para el personal sanitario que actualmente está al frente de la pandemia un procedimiento diferente al del resto de la población en cuanto a las altas médicas, puesto que el mayor reconocimiento para ellos es “proteger adecuadamente su salud”.

Además, CC. OO. ha criticado este tipo de medidas que tienden a “desproteger y crear incertidumbre en las plantillas”, y ha recordado la cifra de sanitarios contagiados (19.400) y fallecidos (13) por el coronavirus, según las cifras oficiales facilitadas este martes por el Gobierno.