Recientemente el Sindicato Médico de Cantabria (SMC) convocaba a los pediatras de Atención Primaria a una huelga durante los meses de noviembre y diciembre ante la falta de profesionales y los problemas de “mala gestión” de los mismos. Tras la misma, finalmente se han reunido con la Consejería de Sanidad llegando a un acuerdo satisfactorio, por lo que se ha decidido desconvocar la misma.

En cuanto a los puntos de acuerdo, sobre todo enfocados a solucionar el problema de falta de sustitutos y la ausencia de un horario de trabajo estable, el primero de ellos compromete a la Administración a respetar los horarios tanto de los profesionales pediatras, como de los médicos de familia.

Otro asunto clave, como era el uso indebido de las plazas de médico de área, se ha resuelto con el compromiso de la Administración a que toda plaza de médico de equipo que tenga adscrito un único cupo revierta a plaza de Zona Básica de Salud, así como que ningún profesional que ocupe plazas de Pediatría de Equipo o Área sea desplazado para realizar asistencias a zonas básicas de salud, distintas de las que tengan asignadas en su contrato. Igualmente, todos los contratos de área donde no figuren las ZBSs que se atienden serán rectificados de inmediato haciendo constar en los mismos las ZBSs asignadas al profesional contratado bajo esa modalidad, tal y como recoge la normativa.

El problema de la sobrecarga asistencial

La sobrecarga asistencial era otra de las principales reclamaciones del colectivo médico. A este respecto también se han acordado medidas como racionalizar la demanda asistencial mediante el establecimiento de una agenda de calidad que fije un número máximo de pacientes a atender por médico y día; la sustitución del cien por cien de los pediatras, eliminando la limitación del 33 por ciento de ausencias antes de empezar a sustituir.

Destaca el compromiso de que, ante la falta de especialistas, no quede ningún pediatra en paro, para lo cual a todo pediatra que figure en las listas de selección de personal, cuando no haya plazas vacantes, se le ofrecerá un nombramiento de continuidad de un año de duración.

No se trata de nuevas medidas, ya que a mayoría de ellas ya se aplican en otras Comunidades Autónomas como Asturias y País Vasco, tal y como se contempla en el Pacto por la Sanidad firmado en el 2015 para su aplicación en el año 2016. El objetivo final de las mismas, lejos de ser una reivindicación económica,  no es otro que, como indican desde el SMC “frenar la fuga de profesionales de Cantabria y, si se saben acompañar de otras, incluso poder atraerlos de otras regiones”.