Será imposible llevar a cabo la Estrategia de vacunación de COVID-19, si el Gobierno no aporta a la Atención Primaria los equipamientos y medios necesarios. Así de rotundos han sido desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). En concreto, tras darse a conocer el plan del Gobierno, han advertido de que los centros de salud no están preparados para el mismo.

Es por ello que, a falta de conocer más información, consideran que esta futura campaña de vacunación de COVID-19  genera mucha incertidumbre. Especialmente por la “falta de personal generalizada”. Por ello, han pedido unas directrices “claras” en los centros por parte de la administración sobre los criterios que se aplicarán.

Medidas para la vacunación de COVID-19

A fecha de hoy no hay garantías de que, a través de la Atención Primaria, se pueda garantizar un “acceso equitativo a las vacunas”, como ha avanzado el Gobierno. CSIF insiste en que sin refuerzos de personal en la Atención Primaria no hay la capacidad suficiente para poder realizar esta vacunación masiva. Tampoco para garantizar la cadena de frío de las nuevas vacunas, por no haber equipamientos suficientes para esas temperaturas.

El problema para CSIF es que la Atención Primaria está sobrecargada. Actualmente funciona con los profesionales doblando turnos, a causa de la realización de pruebas PCR. A esto se suma a la actividad asistencial habitual dentro de unas plantillas deficitarias.  “Es necesario contratar a más personal para hacer frente no sólo a la futura campaña de vacunación, sino para reforzar una Atención Primaria con alarmantes signos de precariedad

Para esta afirmación, CSIF aporta los últimos datos de la Seguridad Social, extraído durante esta segunda ola de la pandemia. Según los mismos,  el sector de Sanidad y Servicios Sociales ha destruido 17.548 empleos durante los meses de septiembre y octubre (-1.979 y -15.569 respectivamente).