Un nuevo  metanálisis publicado en el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry informa sobre una amplia gama de formas en que la COVID-19 puede afectar la salud mental y al cerebro. Se trata de un nuevo estudio de revisión dirigido por Jonathan, investigador de la University College de Londres. “Esperábamos que los síntomas neurológicos y psiquiátricos fueran más comunes en los casos graves de COVID-19. En cambio, encontramos que algunos síntomas parecían ser más común en casos leves. Parece que la COVID-19 que afecta la salud mental y el cerebro es la norma, más que la excepción”, concluía el investigador.

El equipo de investigación revisó sistemáticamente la evidencia de 215 estudios de COVID-19 de 30 países. En los mismos, participaron un total de 105,638 personas con síntomas agudos de COVID-19. Se incluyeron los datos hasta julio de 2020. Los estudios variaron en cuanto a los síntomas que estaban rastreando. Para ello, el equipo de investigación reunió datos para comparar qué tan común era cada síntoma entre los estudios que lo rastrearon.

Síntomas neurológicos y psiquiátricos más comunes

En todo el conjunto de datos, los síntomas neurológicos y psiquiátricos más comunes fueron: anosmia, debilidad, fatiga, disgeusia, mialgia, depresión, dolor de cabeza y ansiedad. También identificaron la presencia de trastornos neurológicos importantes como accidente cerebrovascular isquémico (1,9 por ciento de los casos en el conjunto de datos), accidente cerebrovascular hemorrágico (0,4 por ciento) y convulsiones (0,06 por ciento). Los pacientes con COVID-19 grave estaban sobrerrepresentados en el conjunto de datos en su conjunto, ya que la mayoría de los estudios se centraron en pacientes hospitalizados.

Sin embargo, entre las personas con COVID-19 agudo sintomático que no fueron hospitalizadas, los síntomas neurológicos y psiquiátricos  también seguían siendo comunes: el 55 por ciento informó fatiga;  el 52 por ciento pérdida del olfato; el 47 por ciento dolor muscular; el 45 por ciento pérdida del gusto y el 44 por ciento informó dolores de cabeza. Los investigadores dicen que aún es posible que estos síntomas sean tan comunes en los casos graves, ya que un paciente en cuidados intensivos podría no informar síntomas leves.